Una rebeldía muy saludable

Cuando los poderosos abusan, a veces los débiles se unen y desatan una rebelión. Esto fue lo que tímidamente intentaron hacer ayer millones de argentinos, quienes cansados del constante saqueo a sus bolsillos decidieron hacer un boicot a las grandes cadenas de supermercados para repudiar la formación de precios.

En casi todos los híper del país se sintió el efecto de la campaña #Supervacíos lanzada en las redes sociales. De hecho, las fotos publicadas por los usuarios mostraban los pasillos desiertos.

En otros países, bien organizados, frenaron las subas desmedidas. Sólo hace falta seguir con el boicot.

En Neuquén el panorama fue similar, aunque aquí no se pudo apagar la fiebre del consumo que la región vive desde hace un tiempo. Es que los altos ingresos, vinculados a Vaca Muerta, que posee un sector de la sociedad neuquina convierten a la ciudad en una extraña isla, donde hay más shoppings y grandes cadenas de almacenes que en otras con el doble o triple de población. Pero ese auge comercial viene de la mano de un desmedido abuso de los precios. Basta cruzar las fronteras norte de la Patagonia para comprar los mismos productos a mucho menos costo. Pero en la región los supermercados no son los únicos aprovechadores, por lo que los neuquinos también deberían apuntar a otros rubros, como ropa, tecnología o vehículos, sólo para citar algunos. Es saludable que los consumidores comiencen a hacer valer su poder. En otros países, bien organizados, han logrado frenar casos de abusos y subas desmedidas. Lo único que necesitaron fue continuar con las campañas de boicot. El ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni afirmó que si todos los argentinos no hacen compras durante tres días consecutivos, se puede doblegar a las grandes cadenas. Sólo hace falta voluntad para comprobarlo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído