Una terapeuta sexual desmiente los mitos del orgasmo femenino

Frustrada por los clichés sobre el tema, Vanessa Marin fundó un sitio para ayudar a las mujeres a llegar al placer.

Vanessa Marin, terapeuta sexual por más de una década, conoció a cientos de mujeres que tenían una queja en común: sentían que algo malo les pasaba, porque nunca habían tenido un orgasmo. No tardó mucho en darse cuenta de que el problema no estaba relacionado con ellas, sino que más bien tenía que ver con la falta de educación que sus compañeros tenían sobre la anatomía femenina.

Un estudio publicado este año en el Archives of Sexual Behavior descubrió que las mujeres heterosexuales tienen menos orgasmos que cualquier otro grupo. Un 65% dijo haber tenido orgasmos usualmente o siempre durante la intimidad sexual el mes anterior, comparado con el 95% de los hombres heterosexuales. Mientras tanto, la brecha entre hombres gays y mujeres lesbianas parecía mínima: 89% contra 86%, respectivamente.

Frustrada por esta distribución injusta de orgasmos, Marin fundó Finishing School, un curso en línea dedicado a enseñar a las mujeres hasta el más mínimo detalle de su anatomía. Las estudiantes reciben educación sobre técnicas de masturbación, consejos para practicar sexo oral y estimulación con las manos y ayuda para superar la vergüenza sexual y las inseguridades respecto de sus cuerpos.

“Creé Finishing School porque vi cuántas de mis pacientes se estaban saboteando a sí mismas por mitos y desinformación sobre el orgasmo femenino. Me enojaba mucho escuchar que el orgasmo femenino es “muy complicado” y “misterioso” y me rompía el corazón cada vez que una de mis pacientes confesaba que sentían como si su cuerpo no funcionara”, explicó Marin. Y agregó: “Desde entonces, me he dedicado a enseñar a las mujeres cómo tener orgasmos durante años, y tengo un método comprobado para transformar la vida de mis clientes. Me di cuenta de que necesitaba compartir mis técnicas y mensajes a una audiencia más amplia para tratar de cambiar la forma en que hablamos del orgasmo femenino”.

La especialista afirma que existen muchas razones por las que las mujeres no han sentido orgasmos, pero que en general se reducen a mitos y desinformación. “Nadie está feliz acerca de cómo funciona su cuerpo”, dice Vanesa.

“Un mito muy recurrente es que si no has aprendido a tener orgasmos es porque estás emocionalmente bloqueada. Hay mujeres que creen que tienen un terror profundo a la intimidad. O piensan que tienen problemas para soltar el control. Si bien el orgasmo puede ser una experiencia emocional, la mayoría de las veces, aprender cómo tener orgasmos se trata de un tema de técnica. Hay estrategias específicas que necesitás aprender. Es un ejemplo tonto, pero es como decir ‘todavía no sé cómo tocar el piano. Debo tener un bloqueo emocional’. Quizá sólo hay que ensayar primero algunos acordes y escalas”.

Ir más allá de la cima del placer

Típicamente el orgasmo es la cima del placer, pero eso no significa que los otros momentos no se sientan bien. Vanesa Marin asegura: “Aunque mis cursos se tratan sobre el orgasmo, realmente trato de enfocarlos en sentir placer en sí mismo. También mando mensajes para desarrollar una buena autoconfianza, aprender cómo comunicarse sobre temas sexuales y ser más juguetonas en la cama”.

La emoción del primer orgasmo

“Existe algo muy poderoso: declararte un ser que merece sentir placer; y ser capaces de brindar todo el tiempo la atención y el amor que necesita tu cuerpo. Todavía me siento emocionada cada vez que una de mis clientas me dice que tuvo su primer orgasmo”, relata la terapeuta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído