¿Vuelve el todo por $2?

El Gobierno encontró en las últimas horas un primer intento molesto para limitar la importación de productos, que en los últimos meses encendió sonoras luces de alarma, especialmente en las economías regionales.

El Gobierno encontró en las últimas horas un primer intento molesto para limitar la importación de productos, que en los últimos meses encendió sonoras luces de alarma, especialmente en las economías regionales.

Se trata del proyecto del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien propuso declarar la emergencia aduanera por 120 días, tiempo durante el cual se establecerían licencias no automáticas para la importación de bienes de consumo que compiten con la producción local.

La Casa Rosada no tomó, o no quiso tomar nota, de la advertencia de los chacareros de esta región respecto de los perjuicios que ocasiona el ingreso de manzanas procedentes de Chile.

Pero el tema va tomando otra dimensión porque el proyecto de Massa permitirá sincerar algunas cosas.

El fuerte ingreso de productos importados ya está golpeando a las economías regionales.

El primer pataleo lo hizo esta semana el ministro de Producción, Francisco Cabrera. Previno de que si el proyecto massista avanza, corren riesgo un sinnúmero de acuerdos comerciales internacionales.

El ingreso de productos importados (que también se advierte en las góndolas de Neuquén) ocurre en un momento complejo de la economía, con una marcada caída del nivel de actividad y aumento del desempleo.

Empezó el tiempo de descuento para el Gobierno (tan proclive al ensayo error) para que calibre bien las consecuencias del impacto de una apertura indiscriminada de importaciones.

De momento, se lo observa más preocupado por no incomodar a los socios comerciales que a empezar a darse cuenta de que sin las economías regionales su modelo no tiene demasiadas chances de éxito.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído