Wanchope se calzó la 9 y los goles de Benedetto

Ábila marcó 5 tantos en las últimas 3 fechas, para coronar a Boca.

Buenos aires. Sin Darío Benedetto, Boca cambió la cara. Guillermo Barros Schelotto nunca le encontró un reemplazo natural, hasta las últimas fechas. Ramón “Wanchope” Ábila apareció justo a tiempo y se convirtió en el socio de Cristian Pavón, el mejor jugador xeneize en el campeonato.

El Mellizo insistió con Carlos Tevez haciéndolo jugar de 9, pero el mismo Apache salió a decir que no sentía la posición. Lo cierto es que el ídolo boquense tuvo un cierre de temporada muy bajo, lejos de lo esperado, no apareció de todas formas. Carlitos fue una de las decepciones de este Boca campeón.

El Xeneize se coronó con 47 festejos en 26 partidos, 25 goles los marcó en el segundo semestre del 2017, de los cuales 9 fueron del Pipa Benedetto, antes de su lesión que lo marginó por el resto de la temporada.

Benedetto marcó los 9 goles en 5 partidos. Dos a Olimpo, a Vélez y Belgrano y uno a Lanús, Patronato y Racing.

Boca jugó 12 partidos por la Superliga el año pasado, con 36 puntos en juego y sumó 30 unidades. Cayó dos veces, ante la Academia (2-1) y Rosario Central (1-0).

El 2018 de Boca fue por momento deslucido y cuestionado. El campeón no se coronó en su mejor momento y sufriendo más de la cuenta, con Godoy Cruz pisándole los talones y estirando su consagración. Sumó 27 de los 42 puntos en juego (14 partidos).

La sociedad

Wanchope Ábila marcó 4 goles en Huracán, antes de pasar a Boca en el 2018, donde convirtió 6 más. El valor de las anotaciones del delantero cordobés no es el número, sino el momento.

El primer gol de Ramón en el Xeneize fue un domingo 25 de febrero, en el quinto partido de Boca en el año. Venía de ganarle a Colón, empatar con San Lorenzo y sumar de a tres ante Temperley y Banfield. Ábila, quien soñaba con ser campeón con Boca y sobre todo jugar al lado de Carlitos, tuvo su primer festejo ante San Martín de San Juan, en un 4 a 2.

Pero la racha no siguió y hubo una sequía de seis partidos, los últimos dos con derrotas ante Defensa y Justicia e Independiente, que pusieron en aprietos al campeón, sumándole su momento en la Copa Libertadores, en el que todavía se mantiene en vilo, dependiendo de terceros para lograr la clasificación. Pero Ábila apareció cuando Boca lo necesitó, como lo hacen los grandes goleadores. Wanchope llegó al equipo de Guillermo con el objetivo de dar la vuelta olímpica con la casaca amarilla y azúl y le sumó su sello.

Le marcó dos goles a Newell’s (en el 3-1 en La Bombonera, con los neuquinos Daniel Opazo y Joaquín Torres en cancha), otros dos a Unión de Santa Fe y el sexto con la pilcha xeneize en el empate de la consagración, en el 2 a 2 ante Gimnasia en El Bosque.

Boca extrañó a Benedetto, pero apareció Wanchope, el 9 con el que Boca abrochó el bicampeonato.

10 goles de Wanchope Ábila, los primeros cuatro fueron en Huracán, el resto en Boca.

Angelici quiere a Guillermo para el tricampeonato

El presidente de Boca, Daniel Angelici, no sólo ratificó en el cargo al director técnico Guillermo Barros Schelotto, sino que pidió que siga “por muchos años más”, tras lograr el bicampeonato en la Superliga.

“Es el entrenador que siempre quisimos tener. Me llevo bien. A veces discutimos, pero con respeto. Es un gran profesional y una excelente persona. Ojalá tengamos Guillermo por muchos años más porque eso querrá decir que nos acompañaron los buenos resultados”, sostuvo el mandamás boquense.

“Estoy muy contento por Wanchope. Para eso vino, para meter goles, y por suerte llegaron cuando el equipo lo necesitó”.Darío Benedetto. Fue el goleador del bicampeón con nueve goles.

Refuerzos

“Me voy juntar con él y su cuerpo técnico para ver qué jugadores debemos sumar. Pero no vamos a traer jugadores por traer. Serán dos o tres puntuales, en los puestos que necesitemos. Vamos a consensuarlos”, agregó el Tano.

Y siguió: “Buscaremos estos refuerzos más allá de que clasifiquemos o no a los octavos de final de esta Copa Libertadores. Vamos por el tricampeonato”, prometió.

“La idea es tener dos o tres opciones en los puestos que busquemos. Porque en caso de que se caiga uno, podemos ir por otro sin perder tiempo”, explicó el presidente xeneize.

“Va a jugar un partido serio”

En Boca no todo es festejo, porque todavía no logró su segundo objetivo en el semestre.

La clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores no depende de sí mismo. Sin embargo, en el Xeneize confían en que en Brasil no haya sorpresas.

Wanchope Ábila habló sobre el cruce de la última fecha, en el que necesitan que Palmeiras derrote a Junior. “Va a jugar el partido en serio” el miércoles. Además, habló de la obtención del reciente título: “Este campeón se recordará como el que estuvo un montón de días puntero. El que lo minimiza no sabe lo que es estar en Boca ”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído