¿Y si volvemos a empezar?

La irrupción violenta del gremio se sumó a la actuación negligente de un policía. De milagro no murió alguien.

Irrupciones violentas en lugares públicos durante las protestas, policías que no parecen tener una preparación adecuada para enfrentarse a estas situaciones. Tener otro muerto en una manifestación en Neuquén es sólo una cuestión de tiempo. No pasó ayer durante la protesta de UPCN porque la bala disparada casi a quemarropa por un policía que hirió a uno de los delegados de UPCN no alcanzó a rozar ningún órgano vital. Fue pura suerte. Una cuestión de milímetros.

Pero desde hace tiempo se vienen gestando situaciones de extrema violencia que, sin deslegitimar el motivo de la protesta, deberían atenuarse o al menos tratar de minimizar consecuencias que a la postre podrían ser irreparables.

La irrupción violenta del gremio se sumó a la actuación negligente de un policía. De milagro no murió alguien.

Ocurrió algo similar durante la audiencia pública que se llevó a cabo la semana pasada en el Concejo Deliberante. Durante la irrupción de ATE de manera violenta y bajo una lluvia de piedras, un camarógrafo de TV recibió un impacto en la cara. También fue con suerte.

Ni hablar de las protestas de la UOCRA, un gremio acostumbrado a saldar diferencias internas y a hacer reclamos a sangre y fuego.

Lo de ayer fue una combinación de factores. El ingreso de UPCN, un gremio que suele manifestarse de manera pacífica, al edificio donde funciona el Ministerio de Seguridad esta vez fue entre medio de forcejos y golpes. La negligencia de un policía que custodiaba el lugar terminó por coronar una trágica situación que inevitablemente remite a responsabilidades políticas.

Lo ocurrido ayer debería servir como punto de inflexión, un volver a empezar, un reaprendizaje de la convivencia en democracia en los tiempos en los que la palabra y la razón son mucho más efectivas que una piedra o una bala de plomo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído