800 chicos estudian en su casa o en el hospital

Imposibilitados de concurrir a la escuela por alguna enfermedad, el CPE les destina profesores.

Georgina Gonzales
gonzalesg@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
El caso de una madre que no quiere que su hija concurra a la escuela primaria porque era víctima de bullying puso una vez más en el debate la validez o no de la enseñanza domiciliaria.

Pero aunque a nivel mundial existe una línea de pensamiento llamada “homeschooling” que siguen cientos de padres disconformes con el sistema educativo, la legislación provincial, y tampoco la nacional, no prevé la opción de que los padres no le faciliten estudiar a sus hijos.

Lo que sí está previsto en la ley provincial es la rama de educación domiciliaria y hospitalaria pero sólo para los estudiantes que estén privados de poder ir hasta la escuela.

La matrícula de estos alumnos es muy variable, pero en el 2015 sólo en la capital neuquina se asistió a 531 niños, ya sea en sus casas o atendidos en salas de internación pediátrica en el hospital Castro Rendón. En las localidades del interior también se cuenta con este servicio y el año pasado fueron 260 alumnos.

Gabriela Miozzo, directora de este nivel del Consejo Provincial de Educación (CPE), informó que actualmente están desarrollando propuestas organizativas para dar respuesta en el nivel secundario a los adolescentes en situación de enfermedad a través de profesores tutores domiciliarios y hospitalarios. En esa línea ya dieron respuesta a jóvenes de escuelas secundarias y técnicas de Neuquén capital y en localidades del interior, como Andacollo, Piedra del Águila y Picún Leufú. Los maestros domiciliarios y hospitalarios tienen el mismo cargo que cualquier otro docente y cumplen la misma carga horaria, sólo que desempeñan su tarea en otro contexto, ya que el domicilio particular del alumno o la sala de hospital donde se encuentra internado se convierte por un período en un aula.

Según detalló Miozzo, la maestra antes de asistir al domicilio de los cuatro estudiantes a su cargo se acerca a la escuela del alumno, y la maestra del grado le entrega la planificación correspondiente, comenzando así un trabajo de articulación permanente entre las docentes.

Estas maestras tratan de enseñar los mismos contenidos que en el aula y también trabajan para hacer presente al grupo de compañeros y a su docente al alumno que está enfermo. Ella trasmite las novedades de su escuela y de su grupo, y así busca continuar el vínculo.

Además, acompañan al niño en su posterior reinserción a la escuela, para lo que antes evalúa sus aprendizajes y comparte con la docente del grado los logros, fortalezas y dificultades ocurridas.

Cuando un niño se enfrenta a una enfermedad de más de un mes de reposo, puede solicitar el servicio a través de su escuela desde donde envían el pedido a la dirección. Luego de presentar los certificados médicos correspondientes, puede comenzar a estudiar.

En la Resolución 202 del Consejo Federal de Educación, que enmarca la modalidad a nivel nacional, se expresa que esta manera de llevar el conocimiento al niño enfermo lo convoca a aprender, desarrolla sus potencialidades como sujeto, incluyendo la situación de enfermedad. Tranquiliza al alumno ofreciéndose como vínculo con aquella realidad escolar y social que perdió al enfermar o que aún no conoce.

FRASE
“Es fundamental tener en cuenta que el estudiante en situación de enfermedad requiere un abordaje pedagógico particular, capaz de adaptarse a sus nuevas necesidades: las relacionadas al diagnóstico, a la hospitalización, a las prácticas médicas desconocidas, a la modificación de los tiempos y los espacios, a la pérdida de la cotidianidad, a la vivencia de dolor y a la desvinculación de su escuela de origen y de su grupo de pares”.
Gabriela Miozzo Dir. Educ. Domiciliaria y Hospitalaria del CPE

Derecho
La educación domiciliaria

La educación domiciliaria es la modalidad del sistema educativo destinada a garantizar el derecho a la educación de los alumnos que por razones de salud se ven imposibilitados de asistir con regularidad a una institución educativa. A través del área se busca evitar el ausentismo, la repitencia y la deserción escolar.

El objetivo es garantizar la igualdad de oportunidades a los alumnos, al permitir la continuidad de sus estudios y su reinserción en el sistema educativo. La modalidad es transversal al sistema educativo, por lo que se garantiza la atención en los niveles inicial, primario y secundario.

Decidió que su hija no vaya a la escuela

NEUQUÉN
La semana pasada este diario dio a conocer el caso de una madre que se negó a llevar a su hija a la escuela argumentando el mal estado en que se encuentra el sistema educativo, además de que la niña era víctima de bullying por parte de sus compañeros.

Ante la negativa de la mujer, la defensora adjunta del Niño y el Adolescente N° 2, Marcela Robeda, presentó una acción de amparo que fue admitida por el Juzgado de Familia.

Este año, la niña debería haber comenzado sexto grado, y ante su ausencia, las autoridades de la Escuela Nº 201 donde concurría convocaron a una reunión a la mujer. Pero en esa circunstancia la mamá manifestó su intención de comenzar con la metodología de la escuela en la casa.

Robeda explicó que desde la escuela se le ofrecieron alternativas a la madre, como un cambio de turno, y la intervención del equipo interdisciplinario hasta buscarle vacantes en otro establecimiento escolar cercano a su domicilio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído