8M: marcamos la cancha

No se equivocó ni un poco Natalia Oreiro al lanzar su hit feminista antes del segundo Paro Internacional de Mujeres. La jornada de ayer fue, literalmente, una marea de mujeres que copó masivamente las calles de Neuquén, de Argentina y del mundo.

Se vieron pocos hombres en comparación con la inmensa cantidad de mujeres que protagonizaron este 8 de marzo. Ese era el objetivo: que las mujeres sean protagonistas un día, cuando muchas pasan el resto de sus días invisibilizadas, menospreciadas y en desventaja por cobrar menos que los hombres o por ser las únicas que se ocupan de sus hijos. Aunque sabemos que la lucha contra el patriarcado no es sólo de nosotras, la consigna era clara y se cumplió: fuimos protagonistas. No sólo en las calles del centro después de las 18, sino durante todo el día. Los medios de comunicación no hablaron de otra cosa, abandonamos nuestros puestos de trabajo al menos una hora para protestar, y también para encontrarnos y saber que no estamos solas. Fue una excusa más para contagiarnos de energía y saber que si las cosas son injustas -tanto que nos matan sólo por ser mujeres- tenemos que unirnos y enfrentarlo. Ya sabemos que nuestro problema no es sólo nuestro.

La “marea feminista” reafirmó ayer -no por primera vez- que las mujeres tenemos una enorme fuerza y capacidad para organizarnos. La “marea feminista” les marcó la cancha a los gobiernos y a la Justicia, les marcó la cancha a los funcionarios políticos, a los violentos y misóginos, a los “piropeadores”, a los que siguen insistiendo con mandarnos a cocinar y a planchar, como ese fiscal de Choele Choel que lo dijo y tuvo que renunciar, porque ya no se las dejamos pasar.

La “marea feminista” reafirmó que tenemos una enorme fuerza para organizarnos y marcó la cancha.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído