Algunas maneras de cuidar a tus chicos de los riesgos del celular

Darles pautas claras de uso, sobre todo con fotos y videos, y controlar servicios y contenidos.

Neuquén.- El uso de los teléfonos móviles por parte de los niños es cada vez mayor. Según datos de SafatyWeb, el 22% de los niños de entre 6 y 9 años tiene un celular; la cifra alcanza el 60% en los preadolescentes de entre 10 y 14 años y trepa al 84% entre los adolescentes.

La ajetreada vida de los adultos, las actividades extraescolares y los riesgos de vivir en grandes ciudades son algunas de las razones esgrimidas por los padres que les dan celulares a sus hijos.
Pero, aunque los teléfonos móviles son muy útiles, también suponen riesgos. Y es responsabilidad de los padres hacer que los niños sean conscientes de eso.

1. Pautas claras
Según el Centro de Seguridad y Protección de Microsoft, es importante establecer horarios (nunca permitir el uso en el cuarto a altas horas de la noche); que no compartan datos con extraños ni descarguen apps sin permiso de los padres; y que lo apaguen en clase. Se puede escribir el decálogo de uso y firmarlo, y en el caso de que lo incumpla, el menor debe saber que se le aplicará un castigo.
2. Servicios
La mayoría de las compañías de telefonía móvil permiten que los padres desactiven algunas funciones, como acceso a internet, intercambio de mensajes de texto y descarga de archivos. Hay celulares diseñados para niños, fáciles de usar y con botones para emergencia (Kurio, Just y Optimus Zone).
3. Control
Cuanto menor es el nuevo usuario, mayor supervisión necesitará del uso que hace del smartphone. Para los más pequeños, se pueden instalar programas que filtran el acceso a webs y contenido inapropiado o peligroso, y que facilitan el control parental: Find my friends, MamaBear, Screentime, Norton Family y Kids place, entre otros.
4. Compartir y recibir datos e imágenes
Es muy importante el tema de hacer fotos y videos, compartir imágenes con otras personas y la distribución de material que sea de otros sin su autorización o que pueda perjudicar la imagen de cualquiera. Hay que dejarles claro que cualquier ataque, humillación, chantaje o broma muy pesada -el ciberacoso- a otra persona, o el sexting -cuando niños y adolescentes envían fotos de desnudos o semidesnudos de sí mismos con sus celulares- puede llegar a ser delito. También se les debe aconsejar que acudan a los padres si les envían un mensaje amenazador.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído