Así alimentan las suspicacias

No hay que serlo sino también parecerlo”, reza un famoso dicho. Y, en ese punto, la nueva AFA encabezada por Chiqui Tapia hace agua. Poco le importa despejar dudas respecto de supuestos favoritismos y favores para algunos equipos ni salvaguardar su imagen ante las sospechas. Por el contrario, con decisiones polémicas y transgresoras no hace más que alimentar las suspicacias. Justo en la semana en que River puso la lupa en cuestiones extrafutbolísticas de cara a la superfinal de marzo próximo, en la que Gallardo y D’Onofrio hablaron de mantener la “guardia alta”, casi declarándose en estado de alerta por las influencias del eterno rival en la entidad rectora del fútbol, la AFA dispuso sugestivamente extender el plazo para cerrar los fichajes. Una determinación tan arbitraria como inédita. Y lo peor de todo: ¿quiénes son los clubes más necesitados de esa prórroga? Sí, adivinó, oh casualidad, se trata de Boca e Independiente, dos amigos del poder de turno, de la mano de sus presidentes Daniel Angelici y Hugo Moyano, uno más ligero que otro... Más allá de que prosperen o no las negociaciones por el paraguayo Gustavo Gómez, por el lado xeneize y del uruguayo Carlos Benavidez, por el del Rojo, no resulta para nada prolijo ni justo con el resto de los conjuntos de la Superliga y mismo de la Copa Libertadores, habida cuenta de que estos dos grandes del fútbol argentino disputarán en este 2018 el máximo certamen continental.

Los amigos de la casa madre del fútbol reciben concesiones. Los que se paran en la vereda de enfrente se sienten perseguidos y apuntados. Qué ilusos aquellos que creían que se venía un cambio positivo en la conducción afista. La pelota así se mancha.

La nueva AFA hace todo como para justificar a los que desconfían de cierto y repudiable favoritismo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído