Casos iguales, varas distintas

Guillermo Elía

Como sociedad no podemos permitirnos que la justicia por mano propia avance porque la escalada de violencia podría hacer estragos. Nos guste o no hay instituciones como la Policía y la Justicia para que articulen una solución y sanciones a aquellos que alteran la paz social.

Para eso debemos ir un escalón por encima del sentido común y analizar las problemáticas y las respuestas que deben ser iguales para todos los casos.

El martes se produjeron en la provincia dos hechos similares en los que vecinos avanzaron sobre la vivienda de ciudadanos.

No podemos permitir que la justicia por mano propia avance porque eso haría estragos en la sociedad.

En el primer caso, empleados municipales de Centenario, enojados por cuestiones coyunturales de la comuna, fueron hasta la casa del intendente Javier Bertoldi a reclamar. En ese escenario, la Policía acudió a proteger la integridad física del mandatario y también su propiedad. La misma situación se dio en toma La Familia. Una masa de vecinos iracundos por las fechorías de la banda de los Bin Laden fueron hasta la casa de los delincuentes y, tras apedrearla, la incendiaron y demolieron a mazazos. En este caso, la Policía cortó la calle Copahue, pero no impidió que los vecinos la quemaran primero y horas más tarde la destruyeran. En ambos casos el riesgo era el mismo. Por lo tanto, la resolución tendría que haber sido idéntica: la policía debió proteger a las personas y la casa en cuestión.

Pero esto no fue así, por lo que cabe preguntarnos si quienes deben proteger a la ciudadanía hacen una selección de las personas que merecen o no ser defendidas de las protestas.

Sea un delincuente o un intendente, el servicio de seguridad tiene que apostar a la igualdad. De lo contrario se fomenta lo peor: la justicia por mano propia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído