Cuidado al efecto de la anestesia epidural en los recién nacidos

Un estudio revela que su aplicación antes del parto puede ocasionarles problemas a los bebés y también a las mamás.

españa

La anestesia epidural se ha convertido en una de las opciones más solicitadas por las mujeres a la hora de hacerle frente a un parto. Pero, ¿qué consecuencias tiene esta anestesia sobre el bebé? Un equipo de científicos de la Universidad de Granada (España) ha realizado una investigación que concluye que los bebés nacidos bajo epidural muestran una serie de condicionantes negativas con respecto a los nacidos sin esta inyección para reducir el dolor de parto en las madres.

“La anestesia epidural es una de las diferentes alternativas utilizadas para aliviar el dolor en el parto. Actualmente es la estrategia mejor valorada por su eficacia, por lo que su uso se ha extendido de forma importante en los países desarrollados”, explica Concepción Ruiz Rodríguez, líder del estudio.

Los investigadores analizaron 2609 niños nacidos en el Hospital San Juan de la Cruz de Ubeda (Jaén) entre 2010 y 2013, descubriendo que los bebés nacidos bajo el efecto de anestesia epidural presentaban un pequeño descenso en el índice del Test de Apgar (el que se realiza nada más nacer), un porcentaje mayor de reanimación, necesitaron de más admisiones en la Unidad de Cuidados Intensivos o UCI y contaban con más problemas para adaptarse a la lactancia materna.

Así, a las ventajas de reducir el dolor en el parto, hay que tener en cuenta también los inconvenientes que puede tener tanto para el niño como para la madre, ya que esta también experimenta cambios hormonales no desdeñables. “Los efectos adversos sobre el niño son atribuidos al efecto farmacológico directo, debido a la transferencia placentaria del fármaco administrado por vía materna, o a un efecto indirecto secundario, como consecuencia de los cambios fisiológicos que el fármaco produce en la madre, como son los cambios hormonales”, aclara Ruiz.

Su uso se ha vuelto habitual: Es una de las alternativas para aliviar el dolor en el parto.

El parto de la Duquesa

Las ventajas de no usar la epidural se vieron hace unas semanas. La rápida recuperación de Kate Middleton tras el parto de su tercer hijo sorprendió al mundo. Su aparición, a las puertas del hospital St. Mary en Paddington (Londres), siete horas después de haber ingresado para dar a luz levantó más de una sospecha. Sin embargo y, aunque no es lo habitual en el Reino Unido, no es extraño que suceda. Se denomina ‘parto ambulatorio’, y es el mismo que tuvo Victoria de Suecia en el nacimiento de su hija Estelle. Se da siempre y cuando la paciente se encuentre bien y en casos muy concretos.

“Si el parto fue natural, vaginal y sin epidural o con una dosis muy baja -denominada walking epidural- sí es posible que pueda irse a su casa con tanta rapidez”, señala la doctora Ariana Serrano, ginecóloga y obstetra del centro Dexeus Mujer de Barcelona.

Un estudio muy amplio: se analizaron los casos de 2609 niños recién nacidos en el trabajo.

La definición de la técnica usada

La técnica de la epidural es uno de los grandes logros que la anestesiología ha conseguido implantar con éxito. Esta técnica, inventada en 1921 por Fidel Pagés Miravé, un médico militar español, consiste en introducir un anestésico entre dos vértebras lumbares con el objetivo de bloquear las transmisiones nerviosas de la médula, de tal manera que se elimine el dolor del tren inferior del cuerpo.

No demora el trabajo de parto

Un trabajo publicado en Obstetrics & Gynecology demostró que la medicación epidural no tiene efecto sobre la duración de la segunda etapa del trabajo de parto, la tasa de parto vaginal normal, la incidencia de episiotomía, la posición del feto al nacer o cualquier otra medida del bienestar fetal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído