El clima en Neuquén

icon
13° Temp
44% Hum
La Mañana joven

De Cutral Co a Canal 13: el joven cineasta que brilla en el mundo digital

En la adolescencia hacía videos con efectos especiales y hoy consiguió su gran oportunidad mostrando el backstage de una novela del prime time.

Ignacio Bueno Sabatte no tiene recetas mágicas. Cuando algún aspirante al triunfo le pregunta la fórmula para llegar, como él, a trabajar en una tira de Polka, asegura que es importante tener confianza en uno mismo, conectar con los deseos propios y “hacer, hacer y hacer” hasta que las puertas no tengan más remedio que abrirse de par en par.

Igna, como le dicen, es oriundo de Cutral Co y tiene apenas 24 años. Desde muy joven dejó traslucir su faceta artística y su amor por la magia del cine. Como una diversión adolescente, grababa videos con efectos especiales, donde el agua se convertía en hielo o su propio rostro desaparecía de la escena mientras su cuerpo seguía en movimiento. Casi sin proponérselo, vio cómo esos contenidos se viralizaban y encendían la primera chispa de las oportunidades del futuro.

Te puede interesar...

Criado en una casa de padres odontólogos, el joven no tenía demasiados referentes para continuar una carrera artística. Sin embargo, siempre se sintió respaldado para perseguir sus sueños y, cuando terminó el secundario en Cutral Co, no lo pensó demasiado: se mudó a Córdoba para empezar la carrera de Cine y Televisión.

Después de tres años de estudio, Igna consiguió su primer diploma de técnico. “Todavía me quedaban dos años, pero yo ya estaba pensando en irme a Buenos Aires porque ahí es donde están todas las oportunidades”, dijo y explicó que decidió continuar la Licenciatura en la gran ciudad.

Al mudarse, el joven dejó de pisar terreno seguro. Córdoba se presentaba como el refugio que albergaba a parte de su familia y muchos amigos de Cutral Co, mientras que Buenos Aires era un espacio nuevo donde nadie lo conocía. Y aunque muchos le aseguraban que, sin contactos, era imposible llegar a donde quería, Igna se decidió a dar el paso.

Las primeras oportunidades llegaron gracias a su confianza y su propio empuje. “Había ido de visita a Córdoba; fuimos a un café y en la mesa de al lado estaba sentado el manager de un grupo artístico muy conocido, así que me acerqué y le hablé, siempre fui muy caradura”, se rio. Al parecer, esa charla fue como haber tocado la puerta correcta, porque muy pronto llegaron oportunidades laborales.

Igna se contactó con distintos influencers de Buenos Aires que necesitaban un editor para sus contenidos. Los clientes googleaban su nombre y lo encontraban haciendo magia con sus efectos especiales. Así generaba aún más atracción.

ignacio bueno1.jpg

Su primera oportunidad grande apareció en 2016, cuando pasaba las vacaciones de verano con sus amigos en Cutral Co. “Me llamó otra vez el manager porque necesitaban un editor urgente para Kevsho, así que dejé todo y viajé enseguida para Buenos Aires; hace tres años que trabajamos juntos y nos vemos todos los días”, relató.

Aunque Igna ya se codeaba con personajes reconocidos de la industria, la mayoría de los trabajos que aceptaba no le dejaban demasiados ingresos. Sin embargo, aceptaba cada propuesta con el objetivo de darse a conocer y cimentar el terreno para dar un salto más alto. Mientras tanto, cursó los últimos dos años de la carrera y se quedó con el título de licenciado, que llegó dos años después por los atrasos de la pandemia.

Como un cazador, el cineasta seguía a la espera de ganarse una chance en una productora. Durante una fiesta, conoció a una representante prestigiosa de la industria, que había trabajado con figuras como Tini Stoessel o Lali Espósito. Con su don de gente, Igna entabló una amistad con ella y le pidió que le consiguiera un lugar para demostrar todo lo que sabía hacer.

“Ya había empezado la pandemia y yo no aguanta más el encierro en Buenos Aires, así que estaba de vuelta en Cutral Co, y me llamaron de Canal 13 para trabajar en el área digital del Cantando 2020”, dijo el joven. “Me acuerdo que era el día del amigo y yo estaba nervioso esperando por saber si me llamaban, había pasado como tres entrevistas y al día siguiente me confirmaron que había quedado”, agregó.

ignacio bueno3.jpg

Otra vez, Igna tuvo que sortear obstáculos para viajar a Buenos Aires con pocos días de aviso. Sin embargo, en esta ocasión también tuvo que tramitar un permiso de circulación y conseguir que alguien con auto accediera a trasladarlo. Llegar a la capital a tiempo le permitió ganarse el espacio que tanto ansiaba.

Hoy, con casi un año de experiencia en Canal 13, el cineasta ya pasó por distintos ciclos y conoció a muchas las celebridades que aparecen en televisión. Después del Cantando participó en un ciclo llamado Mujeres y luego en Corte y Confección Famosos. Ahora, trabaja en la producción de una nueva novela con Agustina Cherri y Esteban Lamothe, que narra una historia dentro de un asentamiento inspirado en la Villa 31, hoy llamada Barrio 31.

Por primera vez, Igna conoció en primera fila una producción de gran despliegue. “En los estudios de Polka construyeron una villa en miniatura, hay cuatro maquilladores, por ejemplo, y los productores que tienen cada uno su rol”, dijo y agregó: “También tenemos un continuista, que se encarga de recordarle a los actores en qué momento de la novela aparece la escena que están a punto de filmar”.

“Muchos piensan que las novelas se graban en orden cronológico, pero ahora estamos grabando 33 capítulos juntos; quizás un día nos toca grabar la escena 2 del capítulo 8 y después la escena 10 del capítulo 2”, explicó sobre las idas y vueltas en la trama, que obligan a los actores, directores y asistentes a estar atentos a cada detalle.

"Ahora, con el HD, se nota cada detalle, no se puede maquillar una cicatriz un poco corrida porque se nota”, explica y agrega que trabajar con cámaras de última tecnología le permite adquirir conocimientos que no consiguió durante sus estudios.

ignacio bueno4.jpg

“Si pudiera darle un consejo a mi yo de 17 años le diría que haga más tranquilo la carrera, porque también es importante estar en la cancha para aprender”, dijo Igna y aclaró que “hacer, hacer y hacer” es el único camino para adquirir nuevas experiencias de aprendizaje y obtener oportunidades valiosas.

Si bien en su paso por Canal 13 conoció a directores de trayectoria internacional y productos históricos, aclara que su objetivo no es quedarse para hacer carrera en un solo lugar. “Lo que más me gusta es viajar y lo bueno que tiene el cine es que te lleva por rodajes y festivales en otros países, donde podés conocer gente y culturas nuevas”, explicó.

Igna sabe que hasta diciembre tiene un contrato para trabajar en la novela. Para esa fecha, y si la pandemia lo permite, le gustaría explorar nuevos caminos para poder proyectar a futuro, pero siempre con conciencia plena del presente. “Veo mucha gente la pasa mal haciendo cosas sólo para que los de afuera los aplaudan, yo trato de no perder la capacidad de asombro, quiero llegar todos los días al set y disfrutar del lugar en donde estoy”, relata.

Así, llegó a trabajar en la producción del nuevo programa de Marcelo Tinelli y vivir en carne propia el rodaje de uno de los programas líderes de la televisión. En el set de la novela, recibe visitas frecuentes de Adrián Suar y, en cada encuentro, Igna lo observa y aprende detalles de dirección de actores que buscará aplicar luego, cuando le toque dirigir.

Mientras permite que su vertiginoso presente lo atraviese por completo, recibe las consultas de otros neuquinos que quieren llegar a donde llegó él. “No es necesario mudarse a Buenos Aires y trabajar en Polka, lo audiovisual permite trabajar desde cualquier lugar; yo una vez hice un corto con 5 amigos en mi departamento y disfruté completamente ese momento”, asegura.

Con osadía y sin ataduras, Igna ya dio los primeros pasos en su carrera y se anima a brindar a un canal líder ese mismo espíritu lúdico que tenía en su adolescencia, cuando grababa efectos especiales desde su casa. “En mi trabajo en el área digital nos adaptamos a los lenguajes de Tik Tok, no tengo prejuicios con esos lenguajes por ser director de cine, hay que aprenderlos porque es lo que consumen las nuevas generaciones, que son nativos digitales, y lo que buscamos es generar visibilidad”, dijo.

A partir de las amistades que tejió con influencers, el joven comprendió las lógicas detrás de las redes sociales. Ahora despunta su costado más creativo mientras cada vez que muestra el backstage de una nueva novela del prime time, pero no abandona sus sueños de dirigir sus propias películas y recorrer el mundo a través del cine.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.2735042735043% Me interesa
87.606837606838% Me gusta
3.8461538461538% Me da igual
4.2735042735043% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario