Del campo a ver películas en 3D

Alumnos de escuelas rurales compartieron actividades recreativas en la ciudad.

Mariel Retegui
reteguim@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Los ojitos asombrados de 110 niños, entre 10 y 12 años, que cursan los últimos grados en once escuelas rurales de la provincia recorrían los pasillos del Cine Español. Para algunos, calzarse los lentes para ver una película en 3D era toda una novedad, para otros, una salida más.

La salida al cine y a los shoppings formó parte del segundo de los tres días que permanecieron en la capital neuquina, traídos por el programa el Deporte en las Escuelas que organiza desde el 2012 la Secretaría de Educación y la Dirección de Educación Física del Consejo Provincial de Educación (CPE).

Los chicos hicieron base en el Campamento 1, un predio recostado sobre Linares al fondo, en proximidades al río Limay.

700 alumnos de distintos parajes de la provincia participaron este año del Campamento de Escuelas Rurales.

Sobre un amplio sector cercado por alamedas y fresnos, a metros del ingreso, sobre una palestra de no más de cuatro metros, los chicos tratan de buscar apoyo con manos y pies para avanzar sobre la pared vertical.

A un costado, otros compañeritos hacían fila para ponerse un casco, ajustarse el arnés y lanzarse en la tirolesa. Con las manos aferradas a un gancho, primero con temor y luego con alegría, se deslizaban desde una torre hacia el otro extremo del parque.

Lejos, es el juego preferido de la mayoría de los pequeños. "Me encanta, es el mejor", suelta un alumno de la Escuela 146 del Paraje Trompul, cerca del mirador de Bandurrias de San Martín de los Andes, antes de salir corriendo para meterse otras vez en la fila.

Emiliano Cuatriquir es estudiante de séptimo grado y ya piensa en comenzar la secundaria en inmediaciones del lago Huechulafquen. Dice que es la segunda visita que hace a la capital neuquina.
"Es una linda experiencia. Pero para vivir, no. Prefiero la tranquilidad", dice Emiliano muy seguro mientras espera su turno para subirse a la slackline (una cinta resistente de no más de 5 centímetros de ancho que se sujeta entre dos árboles).

Palestra para escalada, tirolesa, juegos de equilibrio y ascensor son algunas de las propuestas que reúnen a grupos de niños dispersos por todo el predio. Otra parte del último contingente del año se fue a hacer senderismo y avistaje de aves al Paseo de la Costa.

Franco Lugones vive en Meliquina, a 40 kilómetros de San Martín de los Andes, concurre a la Escuela 117 en el medio del bosque y encuentra fabuloso que a su grado vayan sólo 14 chicos. "Hasta ahora, lo que más me gustó fueron los juegos. Me encanta la experiencia", dice sonriente.

Del paraje Chiquilihuin, a unos 40 kilómetros de Junín de los Andes, llegó Wagelen Pereyra. Dice que su nombre significa "estrella" en lengua mapuche y que vive cerca del volcán Lanín.

"Vivo con mis papás y mis hermanos. Tenemos muchos animales y ellos se dedican a cuidarlos. Y a la Escuela 222 voy en trafic y a veces tardo más de 40 minutos porque pasan a buscar a otros chicos que viven más arriba", dice la niña que es una de los cinco alumnos que cursa sexto grado.

Sentada, mirando cómo sus compañeros se tiran por la tirolesa, Trinidad Ramírez comenta que viene de Paso Yuncon, un paraje situado a 45 kilómetros de Piedra del Águila. Asiste a la Escuela 233 y vive rodeada de ovejas. "Cuando era chiquita vivía en Neuquén, ahora me gusta más vivir allá. Lo que más me gusta es el campo", sostiene resuelta.

Algo más reservada y de mirada esquiva, otra niña alcanza a mascullar que viene de Aucapan Abajo, cerca de Junín de los Andes. Es una de los once alumnos que llegaron de la Escuela 319.

Excepto aquellos que viven en cercanías de grandes localidades, los demás se muestran más callados y algo más reservados a la hora de hablar con extraños. Pero sus rostros reflejan la alegría de disfrutar de la posibilidad de conocer nuevos juegos y compañeros.

Para la mayoría no se trata del primer viaje a la capital neuquina y aunque algunos incluso habían vivido en esta ciudad, no dudaron en decir que lo que más les gusta es vivir en sus respectivos parajes. "Visitar, conocer la ciudad está bueno, pero es más el campo", coincidieron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído