Del dicho al hecho...

Y a aprendimos como sociedad que, en política, una buena noche de bodas no garantiza amor eterno. Acaso la expectativa propia del cambio democrático pueda hacer que la esperanza se convierta en hechos concretos que den solución a los problemas reales.

Y a aprendimos como sociedad que, en política, una buena noche de bodas no garantiza amor eterno. Acaso la expectativa propia del cambio democrático pueda hacer que la esperanza se convierta en hechos concretos que den solución a los problemas reales. Y nadie que desee lo mejor para el país puede esperar lo contrario.

Sabemos que en política una buena noche de bodas no garantiza amor eterno. Ahora, de él depende.

La asunción de Mauricio Macri genera un sano entusiasmo en buena parte de los argentinos. Y su discurso inaugural ha sido auspicioso, en especial para esa mayoría que eligió sepultar al kirchnerismo y buscar un nuevo comienzo, al menos en las formas. Este ingeniero que llegó al poder con los bolsillos llenos y no necesitó de la función pública para enriquecerse ha permitido desacralizar la política que conocimos.

Lo dijo al advertir que "tenemos una visión nueva de la política" y lo demuestra: no hace gala de su capacidad discursiva y no hace un dogma de sus ideas. Si hasta se permitió bailar -patadura como es- en el mítico balcón de Perón, Alfonsín y otros líderes históricos. En su primer acto, Macri pateó los paradigmas de los últimos años y arengó a que "nuestro lugar de encuentro sea la verdad" porque "la diversidad nos enriquece y nos hace mejores". Lo planteó como "un desafío excitante, cansados de la prepotencia y el enfrentamiento inútil".

Avanzó en su idea de cuidar lo conseguido pero sumó su "total apoyo a la Justicia independiente". Alertó al mundo que viene a superar el tiempo de la confrontación y llamó rápido a sus adversarios Scioli y Massa porque "estamos unidos por la vocación democrática". Y dejó el desafío de convocar a todos "a aprender el arte del acuerdo". Hoy lo espera la realidad, que suele ser más compleja que una linda noche de bodas. La expectativa está, de él depende.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído