Denuncian a los integrantes de Onda Vaga por abuso sexual

Un grupo de 10 mujeres publicaron sus testimonios sobre las experiencias traum√°ticas vividas con los miembros de la banda folk.

"Somos un grupo de mujeres cis (cisgénero) y lesbianas que nos encontramos por una experiencia común: haber pasado por abusos físicos y/o psicológicos y emocionales por parte de integrantes de la banda Onda Vaga en la adolescencia". Así comienza el "manifiesto colectivo" que busca recabar testimonios de presuntas víctimas de los miembros de esta banda de folk argentina fundada en 2007.

Hasta el momento sólo se publicaron 10 denuncias, todas anónimas, para evitar "la inquisición del morbo de los detalles y a un sistema que elige revictimizarnos y hacernos más preguntas" a las denunciantes que a los acusados.

En el escrito sostuvieron que Onda Vaga "se formó y creció" al mismo tiempo que lo hacían ellas, seguidoras del grupo, que estaban "explorando por primera vez vínculos sexo-afectivos". "Mantuvimos vínculos sexuales, noviazgos, encuentros de una sola cita, chats, recitales, camarines, pero todos tuvieron un denominador común: el descuido por completo de nuestras subjetividades y cuerpos, aprovechándose de nuestra inmadurez, legitimados por un entorno de colegas cómplices", aseguraron.

Agregaron que la mayoría de las denunciantes eran menores de edad cuando al momento de tener encuentros íntimos con los miembros de la agrupación.

A su vez, aclararon que antes de "una finalidad punitivista", pretenden dirigirse a otras mujeres y adolescentes que pueden estar expuestas a situaciones similares "para alertarnos y estar atentas".

"Compartí una gira Onda Vaga hace cuatro años (yo tenía 24). Marcos, Tomás y Marcelo aprovecharon ese contexto para sobrepasarse conmigo en el camarín. Con la excusa de estar borrachos, me pedían que los bese. Yo me negué pero eran muy insistentes. Me la banqué porque estaba laburando. La pasé muy mal", cuenta una de las mujeres en el Testimonio 1.

Surgida en el verano de 2007 en los fogones compartidos en Cabo Polonio, Uruguay, pero con mayoría de músicos argentinos, Onda Vaga alcanzó la popularidad con su segundo disco, Espíritu salvaje, lanzado en 2010.

Cantadas en distintos idiomas —español, portugués e inglés—, sus canciones entrecruzan una fusión de estilos. Una de ellas,"Lolita", tiene una letra polémica que precisamente no los deja bien parados ante esta ola de denuncias.

"No existe el abuso, si fue Dios quien quiso, que encuentre perdido en tus labios, sabores prohibidos (…). Que no me echen culpas, solo te enseñé, a besar en puntas de pie", reza el tema.

Hasta el momento ningún integrante de Onda Vaga —por estos días de gira por Europa— se manifestó al respecto.

Embed

A continuación, el manifiesto del blog:

Testimonio y manifiesto colectivo

Somos un grupo de mujeres cis y lesbianas que nos encontramos por una experiencia común: haber pasado por abusos físicos y/o psicológicos y emocionales por parte de integrantes de la banda Onda Vaga en la adolescencia. Este es un manifiesto colectivo contra toda forma patriarcal de exigir testimonios: nosotras contamos nuestra historia y elegimos cómo hacerlo, sin someternos a la inquisición del morbo de los detalles ni la presión sobre la exposición de nuestras identidades en un sistema que elige re victimizarnos y hacernos más preguntas a nosotras que a ellos.

La banda Onda Vaga se formó y creció en un momento en el que nosotras lo estábamos haciendo también, explorando por primera vez vínculos sexo-afectivos y también participando de espacios que nos eran nuevos. En ese contexto nos vinculamos con estos varones que tenían, en su mayoría, alrededor de 30 años en aquel momento y que como adultos y artistas detentaban un poder frente a nosotras que no dudaron en ejercer con comodidad. Mantuvimos vínculos sexuales, noviazgos, encuentros de una sola cita, chats, recitales, camarines, pero todos tuvieron un denominador común: el descuido por completo de nuestras subjetividades y cuerpos, sobre todo aprovechándose de nuestra inmadurez en muchos aspectos o nuestras vulnerabilidades por nuestros diversos contextos, legitimados por un entorno de colegas cómplices.

Sentimos todas en mayor o menor medida que estas experiencias dañaron parte de la construcción de nuestra identidad y autoestima e interrumpieron procesos, imponiéndonos su forma descuidada de ser adultos.

Para algunas de nosotras pasaron casi diez años, para otras menos. Nos estamos organizando hace un tiempo, pero decidimos hacer esto público porque deseamos fervientemente que ninguna piba viva lo que vivimos nosotras. Somos conscientes de que no somos las primeras ni las últimas y que hay personas que han tenido que verse a si mismas en situaciones de mayor gravedad, nuestra intención es que otras chicas sepan que al acercarse a estos espacios pueden llegar a encontrarse con esto.

Nos parece necesario hacer nuestro aporte a desmantelar la naturalización de estas conductas dañinas y violentas, sostenidas en el tiempo de manera sistemática por muchos músicos y artistas de la escena local; y expresar una situación de la que sabemos que ellos no se harán cargo por sí mismos. No nos callamos más.

Este blog no tiene una finalidad punitivista, sino que está dirigido a mujeres y adolescentes que estén expuestas a estas situaciones tanto con ellos como con otrxs músicxs, para alertarnos y estar atentas.

Si tenés una experiencia que contar o querés compartir tu testimonio, podés escribinos a denunciasov@gmail.com. Todos los testimonios serán publicados de forma anónima.

Leé las acusaciones contra Onda Vaga ACÁ.

Fuente:

¬ŅQu√© te pareci√≥ esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído