Educadores sin brújula

Nadie toma real conciencia de la terrible situación en el Consejo Provincial de Educación, donde hubo un avance del gremio por sobre sus autoridades hasta sancionar una declaración a medida de lo que plantearon los vocales gremiales.
Me refiero a la anuencia de las autoridades e incluso la última actividad de Bernardo Olmos, huyendo luego como una rata que abandona el barco, pero sancionando antes de su partida la resolución 1844 que amedrentaba a las escuelas de gestión social.
Declaración que fue rechazada por el Obispado y los representantes de todos los establecimientos que incluyen a muchos estudiantes que van quedando fuera del sistema o que prefieren este tipo de educación a la tradicional que lleva adelante ATEN: con paros y auxiliares de servicios que quieren mandar más que los mismos docentes. Desde el ministerio del área se tomó la determinación de derogarla por resolución 2013.

Ser docente es entrega, compromiso, es una forma de vida. Los maestros y profesores han perdido el respeto.

El camino elegido por los vocales gremiales, y a su vez autoridades de ATEN, no hace más que aminorar la educación pública. Ser docente es otra cosa: es entrega, es compromiso, es una forma de vida. Los maestros y profesores han perdido el respeto de parte de la sociedad. El imaginario social hoy los cataloga como individuos con intereses políticos antes que sociales. Mientras, los diputados de la comisión de educación trataron dos proyectos referidos a la regulación del funcionamiento de establecimientos de educación pública de gestión privada, uno presentado por el diputado Rodolfo Canini y otro, por Manuel Fuertes. El debate se ciñó a la necesidad o no de financiar los salarios de la educación privada con fondos estatales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído