El último recurso

Según los estudios de movilidad que presentaron el año pasado desde la Municipalidad, unos 120 mil autos ingresan cada día a Neuquén para duplicar el parque automotor local y desatar una verdadera congestión que se sufre todavía más durante las horas pico.

Con accidentes frecuentes y sin sitio para estacionar, se ensayan distintas estrategias para una necesidad evidente: desmotivar el uso de los autos particulares, que suelen ser utilizados por una persona sola, y fomentar otras formas de moverse que generen menos inconvenientes.

Te puede interesar...

Para eso, un servicio de transporte público de calidad se convierte en una urgencia, y la nueva suba del boleto pone en foco el verdadero nivel de servicio que prestan las firmas concesionarias.

Con tan sólo dar una vuelta por Neuquén a bordo de un colectivo se puede apreciar en carne propia que estamos lejos de los estándares de otros países del mundo.

En medio de la disputa por la suba del boleto, un concejal aseguró que la calidad es la que merecemos por los 18 pesos que vamos a pagar a partir de hoy. O -agregó- la que merecemos por nuestros actos de vandalismo y nuestro desapego por las normas de higiene y convivencia. ¿Acaso no somos nosotros los que descuidamos los colectivos?

El desafío es saber qué va primero, si una prestación de calidad o la elección cada vez más frecuente del servicio como una alternativa posible y no como un último recurso. Sólo entonces, cuando la gente deje de subir al micro porque no le queda otra, la discusión no va a pasar por el precio del boleto, sino por las ventajas de este transporte público.

Con dar una vuelta en colectivo se aprecia que estamos lejos de los estándares de otros países.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído