¿Empiezan o no las clases?

Todo indica que febrero será un mes de negociación. Pero no tanto en la mesa oficial, sino de un diálogo profundo por abajo. Este año el panorama es más complejo. La inflación estimada será del 15% según el gobierno nacional, pero el costo de vida en algunos rubros más el aumento de tarifas (electricidad, gas, agua), del transporte público y hasta de los servicios de televisión por cable, telefonía celular e internet dispararon los costos fijos de una familia a niveles impensados. La tarjeta de crédito se convirtió en la mejor aliada, aunque a fin de mes hay que pagarla. Y en este contexto, ningún gremio neuquino va a aceptar (al menos por ahora) que haya una recomposición salarial del 15% en tres cuotas. Hasta ahora, ATEN provincial ha sido cauto, acorde con la línea nacional que se baja desde la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA). No habla de que no empezará las clases. Todo lo contrario, responsabiliza al gobierno provincial (o Nación en todo caso) si no llega a haber un acuerdo entre las partes. Los ministros del gobernador Omar Gutiérrez saben de la situación y están trabajando en una propuesta. Pero también son cautos. Hasta que no haya una salida nacional a la paritaria trunca educativa, será difícil que muevan alguna pieza con propuestas. Pero el tiempo es tirano y corre rápido. ATE ya dijo que podría hacer paros sorpresivos si a los porteros no se les cumple el convenio colectivo de trabajo. Los auxiliares son una pieza clave en el eslabón educativo. Un paro (o retención) cierra una escuela por varios días. El año pasado no se llegó a 100 días de clases en las escuelas más sindicalizadas. A la cifra se la ningunea y la política se mete demasiado.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído