"Esperé toda mi vida para despertarme y verme así"

Benjamín Genova habló de la primera operación trans hecha en Neuquén.

Neuquén.- Una semana después de ser operado, Benjamín Genova habló por primera vez acerca de la cirugía de cambio de género a la que se sometió en el hospital Castro Rendón. Esta se convirtió en la primera operación transgénero en un hospital público en la provincia de Neuquén.

Durante la conferencia de prensa brindada ayer por Genova, en compañía del equipo médico del hospital Castro Rendón, el joven de 29 años dijo: "No hay palabras para expresar lo que se siente cuando se encuentra uno con su cuerpo", y luego agradeció a los profesionales que trabajaron para que pudiera cumplir su sueño.

"Me emociona acordarme. Yo esperé toda mi vida para despertarme y verme como me vi cuando me desperté de la cirugía. Es algo que me emociona demasiado. No puedo explicar lo que se siente cuando uno se encuentra con su cuerpo", agregó Benjamín profundamente conmovido.

Ahora voy a poder sacarme la remera con absoluta libertad, sin ningún complejo". Benjamín Genova


Recordó que cuando iba a la escuela primaria le daba vergüenza entrar al baño de las chicas porque "sentía que le faltaba el respeto a mis compañeras". "También me daba vergüenza estar en la fila de mis compañeras", reconoció.

La conferencia continuó y Genova le dedicó unas palabras al cirujano Ignacio Del Pin, quien supervisó la operación. "Estoy muy agradecido con el doctor, que hizo algo increíble", dijo. Luego agradeció al equipo del hospital integrado por las endocrinólogas Daniela Bocazzi y Amalia Ghiglioni, y la ginecóloga Ana Grisetti, entre otros profesionales, por el trabajo realizado a lo largo de todo el proceso previo a la cirugía.

Días antes de la operación, entre nervios y anhelos, Benjamín Genova aseguraba que ser un hombre transgénero significaba fajarse todos los días para salir a la calle y que la operación le daría la posibilidad de sentirse libre también en su casa. "La libertad no tiene precio", aseguraba Genova durante las semanas previas.

El paciente realizó un extenso tratamiento médico de aproximadamente un año, antes de pasar por el quirófano, que requirió un trabajo conjunto por parte de un equipo de endocrinólogos y psicólogos.

La intervención que se llevó a cabo fue una mastectomía, que consistió en la extracción de las glándulas mamarias para poder formarle un pectoral masculino. La operación sienta un precedente nacional, ya que se enmarca dentro de los principios de la Ley Nacional 26743 de Identidad de Género. En el artículo 11 de la legislación, que es vanguardia en Latinoamérica, establece el "derecho al libre desarrollo", que garantiza el acceso a la salud de manera integral, a las intervenciones quirúrgicas y tratamientos hormonales en los establecimientos de salud pública.

Tres preguntas a...

Ignacio Del Pin -Médico-

1. ¿En qué consiste la operación?
Se trata de realizar una mastectomía, quitar las glándulas mamarias y adecuar la forma del tórax a un tórax de hombre. Se debe insertar la areola y el pezón en una posición y tamaño masculino.

2. ¿Qué es lo más complicado de la cirugía?
En líneas generales, es muy meticulosa la cirugía, mucho detalle para intentar generar una simetría correcta y después la recuperación es en una sala común y no necesita ningún cuidado especial. La complicación más habitual, quizá a largo plazo, es una situación asimétrica.

3. ¿Cómo sigue?
Se debe realizar un control semanal durante el primer mes. La primera semana es un poco más estricta, son dos por semana, y ya a partir de la segunda semana, una vez a la semana hasta cumplir el mes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído