El clima en Neuquén

icon
11° Temp
43% Hum
La Mañana autos

Estafó a tres personas con la venta de autos, pero no irá preso

Marcelo David Juan, miembro de la comunidad zíngara neuquina y con varias causas por estafa en su haber, fue penado con una condena de cumplimiento condicional.

Marcelo David Juan, un hombre de la comunidad zíngara con varias causas por estafa en su haber, fue condenado por estafar a tres personas en la venta de vehículos durante 2019 y recibió una pena de cumplimiento condicional.

El primer hecho que relató el fiscal Marcelo Silva ocurrió el 1 de febrero de 2019, cuando la víctima se contactó con Juan -quien se identificó con otro nombre- y se manifestó interesado en la compra de una camioneta RAM publicada por el sindicado en un sitio web al precio de 27 mil dólares.

Te puede interesar...

A raíz de ese contacto, el 12 de marzo de ese año, la víctima/comprador viajó a Neuquén desde su oriundo Pinamar y se encontró con el hoy condenado, quien luego de ofrecer el vehículo para realizar una prueba, le presentó a su gestora de confianza, con la que compartieron un almuerzo. Luego, firmaron un boleto de compraventa y la mujer se llevó toda la documentación con la excusa de planificar el trámite.

No obstante, al reclamar la entrega del rodado, comenzaron las demoras con diversas excusas y Juan argumentó que la supuesta gestora se encargaría de la transferencia, convenciendo a la víctima de que regresara a Pinamar. A raíz de las demoras que continuaban, el hombre le reclamó al vendedor la devolución del dinero y éste le ofreció en reemplazo de la RAM que no podía entregar, una camioneta Volkswagen Amarok. Aún así, la víctima nunca recibió ninguna de las camionetas ni la devolución del dinero que pagó, concretándose de esta manera la estafa.

El segundo hecho que la fiscalía probó y que llevó a la condena, fue que Juan defraudó a otro hombre simulando tener a la venta un vehículo marca Volkswagen Sirocco, el cual publicó en una página web el 16 de marzo de 2019. Interesada en el mismo, la víctima contactó al vendedor y acordó las condiciones para concretar la compra, con lo cual viajó el 25 de febrero de ese año junto a su padre desde Buenos Aires a la capital neuquina y, luego de probar el vehículo, entregó la suma de 10.300 dólares.

Al igual que en el otro hecho, en ese momento intervino una mujer, quien actuó como gestora. Junto a ella, el vendedor y el comprador al Registro de la Propiedad, en donde firmaron el formulario 08 y de allí fueron a comer. Con el mismo argumento que en el hecho uno, comenzaron las demoras en la entrega, que finalmente no se concretó.

Por último, el tercer hecho que se incluyó ocurrió el 25 de febrero del mismo año, mientras acontecían los dos primeros hechos. El estafador, le ofreció al padre de la primera víctima, mientras había ido a concretar la operación al Registro del Automotor para la supuesta entrega de la segunda víctima, una camioneta marca Volkswagen Amarok a cambio de 1.300.000 pesos.

El 1 de marzo, y ya en su ciudad de origen, la víctima transfirió 42.391,50 pesos en concepto de seña tras lo cual, con argumentos similares a los utilizados en los otros hechos, la operación nunca se concretó.

Es por todos estos hechos que Marcelo David Juan atravesó el juicio acusado como autor del delito de estafa (tres hechos), por lo cual la fiscalía, tras exponer su caso y la evidencia para respaldarlo, solicitó la declaración de responsabilidad y la imposición de una pena de tres años de prisión.

Tras evaluar los pedidos también de la defensa, el juez interviniente, Gustavo Ravizzoli, resolvió el jueves imponer la pena de dos años y seis meses de cumplimiento condicional. Esto quiere decir que Juan no irá preso a menos que incumpla las pautas acordadas.

Estas condiciones, que deberá cumplir mientras purgue su condena, son: fijar domicilio; no cometer nuevos delitos; presentarse cada seis meses ante la Dirección de Población Judicializada; no consumir estupefacientes y no abusar del consumo de alcohol.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario