Ganó la lotería y a las tres semanas murió de cáncer

Un hombre obtuvo un millón de dólares, pero no lo pudo disfrutar.

Estados Unidos

El Gordo de Año Nuevo fue un motivo de alegría y buena fortuna, aunque le duró mucho menos de lo pensado. A un hombre de 51 años la vida no le dio tiempo de gastar el millón de dólares que ganó con un billete de lotería, porque a las tres semanas de haberse convertido en millonario falleció como consecuencia de un cáncer que sufría y del que no había sido diagnosticado con el debido tiempo como para iniciar un tratamiento que lo curara o, al menos, le diera más tiempo de vida.

Se trata de Donald Savastano, oriundo de Nueva York, quien había comenzado el 2018 con una gran celebración, dado que el jueves 4 raspó un billete de lotería y consiguió el jackpot del millón de dólares. El estadounidense eligió recibir toda la ganancia en un solo pago, por lo que, con impuestos descontados, recibió 661.800 dólares, una fortuna extraordinaria. Según declaró a la cadena WBNG, Donald planeaba usarlos para “comprar un nuevo camión, pagar algunas deudas e invertir en el futuro”. Pero ese futuro soñado lo puso contra las cuerdas y lo venció. En ese momento, cuando recibió el pago, nada de lo que dijo hacía pensar en un final tan pronto y abrupto. “Al ser un carpintero independiente, no tenía un plan de jubilación -dijo pensando en qué hacer con el dinero-. La plata ayudará para eso. Y la verdad es que no tengo otros planes extravagantes”, añadió el hombre antes de rematar: “Esto cambiará nuestras vidas”.

“Siendo un carpintero autónomo, no tenía un plan para la jubilación. El dinero ayudará con eso. Compraré un camión, pagaré algunas deudas e invertiré para el futuro”, dijo Donald Savastano.

Sin embargo, su vida cambió pero no del modo en que esperaba. Su avanzado cáncer a los pocos días empeoró y se adueñó de su salud. Danielle Scott, la cajera que le vendió el billete que resultó ganador, recordó en declaraciones publicadas por The Independent cómo fue el emotivo momento en que Savastano descubrió que había ganado, pero también relató otro encuentro. “Hizo que un amigo suyo venga y me cuente que estaba muy enfermo, que tenía cáncer cerebral y pulmonar y que estaba en el hospital, que pensaba que no iba a sobrevivir”, indicó. Y así fue. Su vida se apagó unos días más tarde, ya dado de alta del hospital, en su cama, en su casa, rodeado de sus familiares más cercanos.

Herederos

La mamá, la novia y 4 hermanos

Este hombre que fue rico por tres semanas tenía planeado visitar al médico el mismo día en que compró el billete, raspó y ganó, de acuerdo con el testimonio de Danielle Scott, la cajera que le vendió el boleto. “Trabajaba por cuenta propia, no tenía seguro médico y no se había sentido bien. Supongo que por eso cuando recibió el dinero decidió ir a ver al médico”, relató Scott. Al enterarse de su muerte, la muchacha que le dio el billete de la suerte deseó que su familia (su mamá, su novia y sus cuatro hermanos) “pueda usar el dinero y aprovecharlo de la mejor manera. Donald era una buena persona y muy trabajador, se lo merecía. Ojalá hubiese tenido más tiempo para disfrutar el premio que ganó”. Según su obituario, Savastano se hizo carpintero después de aprender el oficio de su padre cuando era niño. “Era conocido por su trabajo de alta calidad y su perfeccionismo. Siempre trató de acercarse y ayudar a quienes podía, enseñándoles el modo correcto de hacer las cosas”, describe.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído