Harán otro gasoducto

Mega anunció que en octubre comienza la obra para dar respuesta a la producción de Tecpetrol en Fortín de Piedra. El tendido tendrá 9,2 kilómetros, partirá desde Tratayén y estaría terminado a inicios del 2020.

POR CAMILO CIRUZZI - Especial

La clave del desarrollo de Vaca Muerta pasa por el procesamiento que se haga del gas que en temporada estival sobra y cuya demanda aumenta en meses invernales. La exportación a Chile o Brasil mediante contratos interrumpibles (hace un par de semanas se firmó el primero en firme) constituye hasta el momento la primera vía de evacuación y, mientras se exploran otras alternativas, la compañía Mega anunció que construirá un nuevo gasoducto de captación. Además, se supo que evalúa planes para duplicar sus instalaciones en Bahía Blanca.

El gasoducto

Durante las jornadas El Futuro de Vaca Muerta, Transporte y Logística, que se desarrollaron el miércoles en el casino Magic de la ciudad de Neuquén, el gerente de infraestructura de la empresa, Pablo Popik, confirmó que Mega ya compró los tubos para iniciar la construcción de un gasoducto que irá desde Tratayén a la planta.

Se trata de un ducto de 36 pulgadas y de 9,2 kilómetros de extensión que comenzará a construirse el 1° de octubre y estaría terminado en el primer trimestre del próximo año. “Es una obra compleja que cruza la Ruta 7 y dos brazos del río Neuquén en forma subterránea”, dijo Popik, quien estimó que el costo de la obra será de entre 20 y 40 millones de dólares, financiamiento que saldrá de la caja propia.

“El gas que captará viene de Fortín de Piedra. No habría ningún buster de presión en medio. Pasará por el turboexpander para bajar la temperatura a menos de 120 grados para licuar el etanol, que es los que se busca en esa etapa del proceso”, especificó.

Con la mirada al futuro

Por otra parte, se supo que, acorde a la producción futura de gas de la cuenca neuquina, Mega habría iniciado una etapa de evaluación de ampliación de sus instalaciones. “Es una escala aspiracional en el marco de las operaciones”, definió Popik.

Lo cierto es que ante la oportunidad de procesar más gas y la posible apertura de nuevos mercados para el GNL, el planeamiento estratégico de la compañía no descarta crecer en infraestructura.

“En función de un escenario optimista de nuevos pozos que están entrando en producción, de pozos proyectados o en piloto, creemos que hay espacio para crecer”, dijo el directivo. Y agregó que más allá de variables macroeconómicas o políticas, “la etapa más próxima a crecer en escala es duplicar más que triplicar la capacidad la planta y el poliducto. Hacia fin de año esperamos tener la ingeniería básica extendida para elevar a nuestros accionistas una propuesta”.

p06 mas e claves para que el gas crezca.jpg

La salida modular

“El modelo en el que creemos es el de procesar gas acá (en Neuquén). Transportar líquidos y terminar de procesarlos donde se disponen. Es el modelos que impuso Mega hace unos 20 años, distinto al que tiene otro operador. Y a la luz de lo que ocurre en otros desarrollos shale en EE.UU., es el modelo que se impone: se procesa en origen y se evacua con los Y-Grade de GNL”, explicó Popik.

“En la cuenca neuquina hay gas suficiente. Hay potencialmente más etano y eso te motiva”, dijo. El esquema implica sumar módulos acorde se mueva la demanda. Se trata del mismo sistema que se usa en la industria norteamericana en Permian, Marcellus, Eagle Ford o Bakken.

“Son buenos espejos donde mirarse. La industria crece así, son instalaciones de rápida entrega que pueden estar listas en 24 meses y son más rápidas que pensar una planta enorme como la que Mega tiene actualmente, que además tarda más tiempo (más de 3 años) en desarrollarse”, agregó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario