Justicia sin los ojos vendados

Los enfrentamientos entre vecinos, y sobre todo entre bandas, ya forman parte de la vida cotidiana de un sector por demás conflictivo de la ciudad. Durante la noche del último miércoles, la toma La Familia volvió a ser epicentro de desmanes cuando integrantes de los Chavos apedrearon e intentaron quemar la camioneta de una vecina con quien ya habían tenido "cruces". Alejandro Donatti, Walter Sebastian Flores, Juan de Dios Marihuan, Francisco Marihuan, Alberto Daniel Oviedo y Kevin Chávez fueron disuadidos por la Policía; luego volvieron e intentaron incendiar el vehículo. Esto sucede porque no tenemos una Justicia con los ojos vendados: con los antecedentes que tienen los Chavos, ninguno tendría que estar en libertad. Pero para algunos jueces neuquinos, la imagen de la Justicia con una venda en los ojos no es más que una alegoría. Abandonada a sí misma, la Justicia siempre está más cerca del mal, o incluso de lo peor, porque siempre puede ser reapropiada a través del cálculo más perverso. La gente que vive en el barrio Confluencia está descreída. Este no fue un hecho aislado y se suma la libertad a Diego "el Bombo" Oyarzo, el único imputado en la causa del asesinato de José Pereyra. La resolución que liberó a Oyarzo fue un nuevo "puñal en el corazón" para los familiares del Colorado, porque el crimen de Pereyra quedó impune. Acá cualquiera puede andar a los tiros, portar armas no registradas o con su numeración limada, y no pasa nada. El día que le dieron a Pereyra había seis personas a los tiros por la calle, y esas personas están libres. Pero es esta la Justicia que tenemos, con su imposibilidad de resolver los temas que preocupan a la sociedad. Esta Justicia garantista se olvida de las víctimas.

Con los antecedentes que tienen los Chavos, ninguno de sus miembros tendría que estar libre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído