La calculadora a flor de piel

El contexto nacional tuvo rebote en Neuquén. Propios y ajenos hacen cuentas y miran de reojo el 2019.

Los 15 días más difíciles del gobierno de Mauricio Macri tienen un rebote local. Así, operadores políticos de menor y mayor monta esgrimen encuestas para casi todos los gustos. Un hilo conductor tiende a unificarlas. Y es cierta caída en la imagen de la gestión nacional.

Las calculadoras están a flor de piel: simpatizantes, amigos y no tanto predicen beneficios y perjuicios de las fotos de antaño y las por venir. A más de un año y medio de las elecciones nacionales, lo cierto es que ese contexto empieza a jugar en el plano de las especulaciones. La pata radical de Cambiemos, que acaba de declarar su amor con Pechi Quiroga fijando (de boca) el comicio de la ciudad con el presidencial, acaso mire de reojo el freno de manos tras esa aceleración a fondo previa a la fuga estelar de dólares. En el doble, y hasta triple estándar del MPN, otro tanto.

Por un lado, Omar Gutiérrez, el encargado de estrechar vínculos con Nación desde el minuto uno, tiene ante sí el dilema de mantener ese buen vínculo para gestionar la provincia, y al mismo tiempo el de la reelección. ¿Qué es suma y qué es resta para él?

En su partido, están los que se frotan las manos, como el caso del vice, Rolando Figueroa, el más neoperonista de los dirigentes del MPN, como dicen en los pasillos de la Gobernación.

Este contexto adverso a Cambiemos lo deja con un discurso crítico, rumbo a lo que mira con ansias, la interna de candidatos de ¿fines de año? Lo mismo para la oposición más clara.

Lo que fue capital a fuerza de grieta, para el PJ (Unidad Ciudadana) tiene el aroma de la confirmación. Darío Martínez y Ramón Rioseco tienen motivos para afianzarse en sus dichos.

Igual, todavía es temprano. El factor tiempo, clave entre claves, tiene mucho para decir todavía.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído