El clima en Neuquén

icon
15° Temp
40% Hum
LMNeuquen manifestantes

La ilusión de ver al Presidente: manifestantes y militantes esperaron a Alberto en Neuquén

El jefe de Estado bajó de un avión en la terminal aérea neuquina y abordó un helicóptero rumbo a Vaca Muerta. Manifestantes se acercaron a entregarle petitorios.

En un regodeo primaveral, la mañana del jueves brilló con un sol intenso y una brisa plácida que hicieron más leve la espera. Tras meses de clausura, el aeropuerto Presidente Perón volvió a ser testigo del movimiento de los neuquinos, luego de que un grupo de manifestantes se acercaran para esperar la llegada del presidente Alberto Fernández en su escala hacia Vaca Muerta.

La calle de acceso al estacionamiento se pobló de colectivos de dos pisos y camionetas blancas tipo traffic. Los vehículos, colocados muy juntos, estaban cubiertos por pasacalles con pintadas que expresaban la dura situación que atraviesan los dueños de transportes privados de pasajeros. “Nos estamos fundiendo”, “No damos más”, se dejaba leer en los carteles.

Te puede interesar...

A las 10.30, un intenso operativo de seguridad regulaba la presencia de los manifestantes, a pesar de que la concentración no fue tan multitudinaria como se esperaba. En la garita de acceso al estacionamiento, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) limitaba el acceso: sólo los vehículos oficiales estaban autorizados a ingresar a esa terminal, en donde se esperaba que el presidente hiciera una escala en su viaje a Loma Campana.

“Vinimos para hacernos visibles porque van a pasar el gobernador y el presidente; desde el 15 de julio venimos entregando petitorios sin respuesta más allá de un crédito que algunas empresas no tomaron porque no tenemos trabajo y no sabemos cómo lo vamos a pagar”, expresó Pablo, uno de los manifestantes del transporte privado. Según expresó, su objetivo es obtener un subsidio por cada trabajador en blanco de las empresas.

aeropuerto-alberto2.jpg

“Ya no damos más, ya ni para comer tenemos, desde el 15 de marzo tenemos el micro parado”, dijo y agregó que hay 140 empresas afectadas y un riesgo en la salida laboral de al menos 400 empleados.

Más tarde, también se presentó un cluster de pymes neuquinas en la misma calle de ingreso. Llegaron con banderas argentinas e intentaron acercarse más al aeropuerto, pero las fuerzas de seguridad se ocuparon de mantener a los manifestantes separados. “Queremos entregarle una carta al presidente”, dijeron los empresarios. Sin embargo, no tuvieron más remedio que esperar.

Rubén, en representación del cluster, explicó que ya hay 600 empresarios autoconvocados que exigen la reapertura de las actividades económicas para darle un respiro a las compañías, que son las que generan trabajo en la región. “Está comprobado que en el comercio y la industria no hay contagios, que se generan en la sociabilización”, reclamó.

A pocos metros del lugar, dos médicos con cofias y barbijos salían del espacio DUAM para nutrirse con unos rayos de sol. Son los profesionales que atienden en el hospital de campaña que se instaló en ese salón de eventos para reforzar los espacios de internación en el marco de una pandemia por coronavirus.

El sol ya picaba sobre la piel cuando un puñado de tímidos simpatizantes de Alberto Fernández se acercó al lugar. Eran cuatro neuquinos que desplegaron una gran bandera en apoyo al presidente, que rezaba “Vamos Alberto”. Su presencia, que buscaba captar la atención del mandatario en caso de que saliera a saludar, terminó por irritar al resto de los manifestantes.

reclamo-pymes-neuquinas-aeropuerto.jpg

“Venimos porque nos estamos muriendo de hambre y vienen con esa bandera”, murmuraron ofendidos. Después de observarlos con recelo, la toma de fotografías los molestó aún más. Los que protestaban no querían aparecer en una imagen con leyendas a favor de la gestión presidencial, por lo que iniciaron una discusión que terminó cuando los simpatizantes del gobierno se alejaron del lugar.

En una manifestación sin cánticos, sin bombos y sin redoblantes, las turbinas de un avión Tango se hicieron escuchar. En un camino fugaz, uno de los aviones más pequeños de la flota presidencial tocó tierra en la pista del aeropuerto de Neuquén. Todas las miradas se enfocaron en la terminal aérea, con ingreso vedado para los manifestantes.

arribo-avion-presidencial-neuquen.jpg

Tras unos tensos minutos de expectativa, las hélices de un helicóptero volvieron a tronar en el aire calmo del mediodía, mientras la aeronave se elevaba sobre el cielo espeso. En un intento vano por hacerse oír, los manifestantes aplastaron la mano contras las bocinas. Pero el piloto ya se había elevado demasiado. La manifestación había terminado.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

1.0869565217391% Me interesa
67.391304347826% Me gusta
1.1857707509881% Me da igual
1.2845849802372% Me aburre
29.051383399209% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario