Las claves de Gutiérrez 2019

Omar Gutiérrez tiene un estadio Ruca Che ampliamente anunciado para el 14 de mayo. Quizás sea el día D, aquel en el que termine blanqueando lo que es parte del mundo de las evidencias: que irá por la reelección en el 2019. Ya recorre la ciudad, juntando a la tropa propia y heridos de batallas electorales anteriores, con el discurso amplio que se recomienda para estos casos. El miércoles por la noche juntó a más de dos mil personas en el salón de los veteranos del fútbol de Neuquén (Afuven). A referentes y militantes del MPN les dijo que “hay un proyecto que va a continuar” y aceptó que “hay cosas por corregir”, además de anticipar que “vamos a hacer valer lo que logramos hasta aquí”. El MPN tiene dos elecciones este año. Una interna para el recambio de autoridades en agosto, y sobre finales de año, otra que dirimirá los candidatos a gobernador y vice. Mientras tanto, el gobernador deja en claro que va una vez más por el premio mayor, pese a los adversarios internos, como su propio vice, Rolando Figueroa. En paralelo, promueve otras candidaturas, como la de los tres postulantes a intendente que echa al ruedo, una movida que es todo ganancia para la movilización del partido, clave de estricta actualidad con efectos en lo que viene. El gobernador había dado señales de sus aspiraciones a fines del 2017. Cambió el gabinete impulsado por uno de sus desvelos principales. La necesidad de dar mejores y más rápidas respuestas en materia de gestión. Sabe que para un electorado tan heterogéneo como es hoy el neuquino, contorneado día a día por el imán de Vaca Muerta, las soluciones cotidianas cotizan más en alza que nunca. Hay otra variable central que en buena medida le sonríe: es la recuperación del ritmo de inversiones, luego del bajón de fines del 2016, con su correlato en la recuperación de los centenares de empleos que se habían perdido.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído