Las cosas que no hacen los vecinos y perjudican al otro

No juntar la caca de las mascotas y veredas rotas, al tope del ranking.

Andrea de Pascalis
depascalisa@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Dicen que plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo son tres cosas que todo ser humano debe hacer en algún momento de su vida. Como vecinos de la ciudad también hay algunas tareas que no sólo se pueden hacer, sino que se deben cumplir.

Algunas son más sencillas y únicamente requieren tomar conciencia como individuo dentro de una comunidad para respetarlas; otras exigen un poco más de tiempo y dinero. Pero todos son compromisos que deben asumirse si se vive en esta ciudad.

Si bien no puede cuantificarse con números estadísticos qué porcentaje de los neuquinos cumple y qué porcentaje desatiende las normativas, los responsables de cada área municipal encargada de controlar observan que hay algunas cosas puntuales que a los vecinos poco les importa respetar. Además, ven como a diario, ante la advertencia, muchos se enojan cuando los inspectores hacen notar el mal comportamiento.

Dentro del ranking de las cosas que menos se respetan hay algunas que se encuentran al tope de la lista: pasear a los perros con correa y bozal, plantar un árbol en el frente de las casas, levantar los excrementos de las mascotas y construir la vereda de cada una de las viviendas.

Todos los funcionarios coinciden en que hay un alto grado de incumplimiento en cualquiera de estas cosas, y se lo atribuyen en algunos casos al desconocimiento de las normas, y en otros, a la falta de interés en cumplirlas.

Tenencia irresponsable
La tenencia responsable de mascotas es una de las primeras de la lista, sobre todo la obligación de que todo perro que pasea por la calle debe ir con correa y bozal. Si bien algunos van atados, los bozales casi no se ven: “La ordenanza no sólo lo exige para los perros peligrosos. Es para todos, hasta para los más chiquitos. Todavía parece no estar incorporada esta obligación del vecino, lo vemos un poco en algunas razas como dogo o pitbull, pero no más. Nadie cumple con esto”, dijo el director de Zoonosis, Martín D’Anna.

Agregó que de la mano de la falta de bozal, y casi por igual, va la irresponsabilidad de no juntar los excrementos de las mascotas: “Vemos que hay zonas de la ciudad donde directamente no se cumple, y en otros barrios donde se está incorporando. Sí observamos que son las mujeres las que más andan con la bolsita y la correa, es algo más común que en los hombres”, comentó y agregó: “En los lugares donde se cumple es porque hay más cuidado por los espacios verdes y la plaza del barrio, y es por eso que la gente va con su bolsita”.

Sin vereda y sin árbol. Así están muchos de los frentes de las casas de la ciudad. Otra obligación de los ciudadanos que tiene que ver con la intervención en el espacio público en los metros lineales que ocupa cada casa.

Alejandro Hobert, director de Arbolada Urbano, contó que es muy complicado hacerle entender a un vecino que plantar el árbol y cuidarlo es plena responsabilidad de ellos. Si el frente es de diez metros, las plantas deben ser dos, si es una esquina cuatro y si es de 15 metros tres árboles.

“Les cuesta entender. Muchas veces piensan que lo tenemos que hacer nosotros, pero no es así. El Municipio entrega todos los años, como lo está haciendo ahora, árboles gratis. Lo único que tiene que hacer el vecino es el pozo para plantarlo y regarlo, pero muchas veces ni siquiera hacen el pozo cuando le entregamos el árbol. Hasta nos cuesta eso”, contó Hobert, quien planteó la necesidad de que se tome conciencia en este tema porque a la ciudad le faltan árboles en las veredas.

Contó que muchas veces de la única manera que logran que se cumpla con esta exigencia es a través de la intimación: “Es una lucha constante. Hemos llegado a intimar y dar los plazos para que planten su árbol, pero igual no cumplen. El juez termina haciendo la multa económica, y además lo obliga a poner la planta. Ese es el último recurso”.

De la mano del árbol está la vereda, otro incumplimiento clásico en la ciudad: “Es un concepto raro, porque es obligación del frentista pero está en un espacio público. También creo que es por desconocimiento de esta ordenanza, y como tiene un costo, los vecinos siempre lo dejan para lo último y no lo hacen”, opinó el subsecretario de Obras Particulares, Luis López de Murillas.

Obligaciones
Qué deben hacer los neuquinos para una convivencia sana

Mascotas con correa y bozal
Según la Ordenanza 11036, está prohibido que dueños, guardadores o tenedores de mascotas deambulen con sus perros sueltos en la vía pública y en lugares de uso común de los vecinos. Quedan obligados al uso de correa, collar de ahorque y bozal.

Recolección de excrementos
La misma ordenanza que regula la utilización de elementos de seguridad en animales alude a la responsabilidad de los dueños o paseadores de mascotas a juntar los excrementos. Cuando se puso en marcha la norma, el municipio regalaba bolsitas que se facilitaban en la zona del Parque Central.

Construir veredas
Se están reviendo las obligaciones para que los vecinos tengan más posibilidades de hacer su acera con menos exigencias, sobre todo en los barrios donde muchos peatones utilizan la calle para desplazarse a falta de veredas en condiciones.

Dos árboles en el frente
La ordenanza 13357 fue modernizada el año pasado. El frentista tiene la obligación de plantar y mantener las especies arbóreas, que deben ser dos y estar ubicadas sobre la vereda de cada propiedad. Se advierte un déficit en esta materia.

Basureros
Una mala nota con los residuos

En la ciudad, el ejemplo de lo que se hace mal es el arrojo de basura en espacios públicos. Esquinas, veredas de escuelas, la costa, entre otros lugares abiertos, se usan en muchos barrios como depósitos de basura.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído