Lo que abunda suele ser barato

El precio de 30,42 dólares el barril con el que cerró ayer el WTI (West Texas Intermediate) ratifica la regla económica de que todo producto abundante es barato. La caída de precios que se viene registrando desde hace un año y medio atrás obedece principalmente a dos factores. Uno de ellos es el menor crecimiento que registra China, el principal comprador de petróleo del mundo. El año pasado, el PBI del gigante asiático se incrementó un siete por ciento y para este año se espera que sea del 6,5 por ciento, las cifras más bajas de los últimos 25 años.

El precio del petróleo podría seguir cayendo: se estima que se estabilizaría en los 20 dólares por barril .

El otro factor que presiona la baja los precios es la mayor producción de hidrocarburos que registró Estados Unidos, que apostó años atrás al desarrollo de sus recursos no convencionales de gas y petróleo y le fue muy bien. De ser uno de los mayores importadores de energéticos pasó a ser un exportador neto. Pero hoy, EE.UU. sufre los efectos colaterales de su política energética. Gran cantidad de empresas petroleras abocadas a los no convencionales se ven al borde de la quiebra porque los precios no llegan a cubrir sus costos. La caída en los precios también golpea a las grandes compañías, que ajustan con despidos y postergación de proyectos. En este ajedrez también mueve las piezas Arabia Saudita. En el seno mismo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en la que es líder, la estrategia de no reducir las cuotas de producción con el fin de desplazar a pequeños competidores es cuestionada por países que como Venezuela, Argelia y Nigeria, tienen economías dependientes de las exportaciones de petróleo. El precio podría seguir bajando y estiman que se estabilizaría en los 20 u$s el barril, a la espera de una reactivación de la economía mundial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído