Los acting que a veces cansan

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, desembarcará hoy (por tercera vez) en Neuquén. Vendrá a inaugurar una nueva aeronave de Aerolíneas Argentinas. Es uno de los ministros nacionales que más han tocado tierras neuquinas y que han tenido contacto con los dos referentes que buscan acaparar la escena con invitaciones, protocolos, fotos y acostumbradas búsquedas de un rédito político que sólo queda en el denominado “círculo rojo”: el gobernador Omar Gutiérrez y el intendente capitalino, Horacio “Pechi” Quiroga. Entre los dos hay una suerte de batalla silenciosa (pero a veces con fuertes cruces mediáticos) por quién se adueña de la agenda nacional del presidente Mauricio Macri en Neuquén. Está, por ejemplo, el proyecto de traslado de la U9 y el uso de ese espacio. Los dos salieron a anticiparse con proyectos que aún están dibujados más en una lista de deseos que en avances concretos. Los ministros nacionales vienen a Neuquén y tienen que desplegar un protocolo por partida doble. Es ineludible la visita institucional a un gobernador como en el caso de Gutiérrez, que se ha esforzado, sin que haya daños colaterales hasta ahora, por anticiparse a los movimientos de Macri y aplicar las medidas al estilo neuquino, como con el achique de gastos en la provincia y la extraña cruzada contra el empleo directo de familiares. Pero en el caso de Quiroga, la cuestión es más compleja. Es el líder de Cambiemos, aunque cada día que pasa en el intendencia es un día devaluado en lo político. Todos, los de mayor confianza, parecen esperar ese inevitable producto de un árbol leñoso. Están agazapados y a los codazos, sin saber que el partido se juega con la pelota rondando hasta el último minuto.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído