"Me puse lindo para hacer todo un galán"

En la piel de un lindo. Habla de su protagónico como galán de Griselda Siciliani en Educando a Nina, de cuando llegó a Buenos Aires desde su pueblo natal Florentino Ameghino, del éxito laboral y de su repentino lugar de actor sex symbol.

Paula Bistagnino
Especial

La historia de Esteban Lamothe podría ser la de un guión inspirador para jóvenes con sueños artísticos que llegan del pueblo a la gran ciudad en busca de algo. Algo para sobrevivir primero, algo que los apasione después, quizás algo que les cambie la vida. Su biografía abreviada dice que este hombre que acaba de cumplir 39 años, nacido en la localidad bonaerense de Florentino Ameghino, llegó a la Ciudad de Buenos Aires a los 17 años en busca de un futuro. Primero creyó que lo iba a encontrar en la universidad, pero probó y se dio cuenta de que no. Porque, dice, "era muy burro".

La belleza y las posturas "Se puede ser galán sin ser lindo, sino por actitudes, simpatía, valores... Eso está bueno".

Entonces se puso a buscar qué hacer y empezó distintos talleres mientras se ganaba la vida trabajando de mozo. Pasaron varios años hasta que empezó a estudiar teatro. Muchos más hasta que consiguió sus primeros papeles, chicos, en cine. Tenía ya casi 30 cuando pudo dejar el trabajo de mozo y recién hace cinco años consiguió el papel que le iba a cambiar la carrera en el film independiente El estudiante. Era el 2011 y ya llevaba varios años con la también actriz y entonces más famosa Julieta Zylberberg, madre de su hijo Luis Ernesto, de 3 años.
Pol-ka te abrió las puertas de la televisión y ahora sos el galán de la mujer del jefe...
Sí, Adrián es muy generoso (se ríe)... Ya habíamos probado esta pareja en Farsantes, pero ahora es más romántica. Adrián fue muy generoso conmigo y gracias a que él vio algo en mí yo empecé en la tele en Sos mi hombre.

Griselda dice que encima estás re bueno...
(Ríe) ¿Sí? Es que es obvio que estoy re bueno... Es parte del juego y Griselda es así.

¿Pero te estás cuidando más para la tele?
De alguna manera, el hecho de ser, digamos, un galán, hace que me cuide más. Porque el papel lo requiere y porque además también me gusta cuidarme. No soy un obsesivo.

¿Imaginabas que ibas a ser galán de novela de televisión? Ya fuiste galán en Guapas y Farsantes...
Si me lo preguntabas hace unos años no, en absoluto. La verdad es que no me lo podía imaginar, pero creo que interpreto a un galán particular y no al clásico de las telenovelas. Puedo ser el galán de Rita (la versión popular) y no de Mara (la versión cheta). Creo que ser un morocho del interior hace que pueda ser este galán en particular. La idea de que uno puede ser un galán sin ser lindo, sino por actitudes, simpatía, valores... Eso está bueno.

¿Cómo te sienta hacer comedia?
Bien, bien. Me gusta mucho. E inevitablemente estás metido en un clima divertido, al menos en este caso en el que todos nos llevamos muy bien trabajando y hay mucho humor también fuera de cámara.

¿Hacía falta una comedia así?
Sí, creo que en el último tiempo, por las elecciones y todo, venimos de una televisión con mucho drama y tensión. Demasiados programas políticos o donde la gente está discutiendo, y viene bien relajar un poco, que la gente llegue a la casa y se pueda cagar de risa.

¿Meterte en el mundo de la tele después de los 30 te salva de marearte con la fama y la exposición?
Tanto mi mujer como yo somos muy tranquilos y no tenemos una vida social muy activa. Así que no lo sufro y no me impide llevar la vida que tengo y que quiero. Así que disfruto y me hace bien cuando alguna persona se me acerca con buena onda para saludarme y me felicita.

Llegaste a la tele después de mucho teatro y cine, sobre todo independiente. Es como el camino inverso al que hacen muchos actores. ¿Elegís hacer tele?

Sí, elijo, pruebo, hago, trabajo, porque es la única manera de crecer. Creo que esos prejuicios sobre si un medio es mejor que otro y que laburar en la tele es más fácil son una boludez. Son cosas diferentes, son distintos lenguajes. No hay nada mejor para un actor que poder experimentar todos los lenguajes que ofrece este oficio, como todos los géneros. Sería un boludo si me quejara de eso.

Amor, amor...
Sexo y hermanito

En una entrevista reciente con la revista Pronto, Lamothe dijo que el sexo es la clave de una pareja y que en la suya, que ya lleva nueve años y un hijo de 3, es primordial: "En la mía es esencial y creo que en todas las parejas tendría que serlo. Todavía somos jóvenes, estamos en carrera", dijo.

Y siguió: "(Mi mujer) me calienta. Me sigue gustando y me sigue pareciendo una mina que está buena. Además de que es una madre increíble y una persona excepcional, te lo digo en criollo: todos los días me dan ganas de hacerle el amor. Eso es clave, me gusta, me calienta mucho".

Además, dijo que a los dos les gustaría que su hijo Luis Ernesto tenga un hermanito, así que en eso están.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído