Mitos y verdades sobre algunos alimentos con mala prensa

Café, huevos, manteca, queso, leche y trigo están en el banco de acusados.

Londres. Tal vez añores aquellos días en los que la comida era alimento y no una fuente de posibles enfermedades mortales. Con todas las noticias de los riesgos asociados a lo que comemos, uno podría pensar que la mesa se transformó en un campo minado. Para peor, las recomendaciones de los especialistas cambian todo el tiempo. Para disipar la confusión, acá va una evaluación de la evidencia médica existente sobre algunos de los alimentos más populares en nuestra dieta básica que publicó la BBC.

49ª está la Argentina en consumo de café en el mundo: tomamos una taza cada cinco días, promedio.

1º en América Latina está nuestro país en consumo de queso: 12 kilos cada uno por año.

1) Café. El mito dice que la adicción al café te producirá un ataque cardíaco. La realidad es que hay poca evidencia de que una taza de café te provoque una muerte prematura. El New England Journal of Medicine, que evaluó en 2012 la condición física de 400.000 estadounidenses durante 13 años, encontró que las personas que bebían de tres a seis tazas de café al día registraron cerca de 10% menos probabilidad de morir en el período del estudio. Y también tenían índices más bajos de enfermedades del corazón, derrames cerebrales, diabetes o infecciones.

2) Trigo. El mito dice que puede contribuir al desarrollo de alzheimer. La realidad es que sólo el 1% de la población sufre de alergia al gluten –son celíacos–, un trastorno del intestino delgado que impide la absorción de nutrientes. Algunas personas no sufren esta enfermedad pero son sensibles al trigo. Esa sensibilidad puede estar relacionada no tanto con el gluten que contiene, sino con otras variedades de azúcares y proteínas presentes en las frutas y las cebollas. En resumen: los seres humanos vienen consumiendo trigo desde hace 10.000 años y, a menos que tengas una alergia comprobada médicamente, hay pocas razones para dejar de consumirlo; al menos hasta que haya más evidencia.

3) Manteca, queso, leche entera. El mito dice que los lácteos obstruyen las arterias y provocan enfermedades cardíacas. Durante décadas el mensaje ha sido: las grasas "saturadas" en estos alimentos aumentan el colesterol. Frente a eso resalta el estudio de Annals of Internal Medicine, que concluye que "el consumo en altos niveles de grasa saturada no tienen efecto en enfermedades coronarias". Una prueba sobre un grupo de individuos a los que se alimentó con queso gouda con 27% de grasa todos los días durante ocho semanas arrojó que tenían colesterol más bajo que los que no consumieron el queso. Las personas que tuvieron una dieta con grasas no terminaron siendo más obesas que las que tomaron leche descremada. Incluso más: es posible que la grasa ayude a regular el metabolismo: a quemar grasa de manera eficiente, o a mantener el hambre a raya.

4) Huevos. El mito dice que son un ataque al corazón envuelto en una cáscara. La realidad: si sos saludable, comer hasta siete huevos a la semana no te hará daño.

Edulcorantes y bebidas cola


¿El aspartame -un edulcorante de las bebidas dietéticas- aumenta el riesgo de cáncer? El Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. no encontró evidencia, pero puede que contribuya a la intolerancia a la glucosa.


Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído