Petróleo, dinero, poder y delito

Rincón se despertó con la aberrante noticia del abuso sexual de un petrolero a su sobrina. No es el primero, y tampoco es novedad que los trabajadores del sector se vean envueltos en algún escándalo policial. Delitos que van desde simples robos a cuestiones más complejas, como integrar una banda narco o, lo que es peor aún, someter a su propia familia.

Los sueldos superan casi cinco veces al de un empleo promedio. Y el dinero les da el poder como para creerse impunes.

Revisando el archivo nos encontramos con el Bolita Alveal, líder de la banda narco Los Champú, detenido a bordo de una camioneta petrolera armado y con droga. O más atrás, con la banda de petroleros que robaba válvulas a empresas de Añelo, o con aquel que le puso un arma en la cabeza a su ex, o con el que violó a la niñera de sus hijas o el otro que abusó de su cuñada en Centenario. Los ejemplos sobran y la pregunta queda flotando en el aire: ¿el dinero les da el poder suficiente para ser impunes? ¿Se vive en una sociedad en la que el oro negro no puede comprar el bienestar? En la provincia las desigualdades quedan evidenciadas a primera vista. Y llegar a ser petrolero promete otorgar todo lo que les fue negado a los sectores más desprotegidos: parece el único camino para "zafar", pero muchas veces los problemas se mantienen. Superarse se traduce en obtener un título secundario en alguna escuela técnica y ser tocado por la varita mágica del destino para conseguir un trabajo en un pozo. El pasaje a la felicidad no siempre está a la venta, pero algunos lo consiguen, y junto con el trabajo en cualquier hidrocarburífera, llegan los sueldos altos, que superan casi cinco veces al de cualquier empleo promedio en otro rubro. El dinero los aleja de la pobreza y los acerca al poder. En ese lugar deseado deberían estar en paz, pero la desigualdad a veces deja marcas difíciles de borrar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído