Por su olfato, los canes saben la hora

Los perros analizan y colocan en el tiempo los distintos aromas que va transportando el aire.

En cuestión de narices, los perros les sacan mil vueltas a los humanos. No es extraño que haya canes capaces oler el cáncer, que huelan y rescaten personas en áreas de catástrofes y que incluso encuentren el dinero negro. Mientras que los humanos somos criaturas visuales, los perros son animales olfativos. “Son capaces de oler qué hora es porque capturan las moléculas de aroma que transporta el aire en movimiento, las analizan y las colocan en el tiempo”, aseguró Horowitz, autora de Ser un perro (Being a Dog, 2016), donde detalló en profundidad su teoría acerca de los perros y la cronología. ¿Cuál es su conclusión? “Los canes huelen el tiempo”.

El olor de una habitación cambia a lo largo del día. La explicación es que las corrientes de aire ayudan a intensificar o amortiguar determinados aromas. ¿Cómo funciona este mecanismo? Es sencillo: el aire caliente oloroso tiende a subir hacia las paredes y a ser reemplazado por el aire más frío que estaba arriba. “Si fuéramos capaces de visualizar el movimiento del aire en casa, seríamos capaces de visualizar el paso del tiempo por cómo varía el olor a lo largo de las horas”, comentó la científica. Aunque los perros tampoco ven estos movimientos de aire, resulta que sí los huelen. Y no sólo eso. La intensidad del olor varía con el paso del tiempo. Así, un olor intenso será probablemente un olor nuevo, recién producido; mientras que un aroma más débil será más antiguo, de hace unas horas. “De esta forma, los canes huelen el tiempo e incluso pueden anticipar el futuro”, contó Horowitz. Si durante el paseo, una brisa de aire trae un olor nuevo, es probable que el perro ya sepa qué le espera una vez que cruce la esquina. Y también sabrá cuándo su dueño llega al hogar antes de que abra la puerta.

El hocico canino es la clave en el perro. “Los canes tienen 220 millones de células olfativas en su hocico, mientras que los humanos sólo tenemos cinco millones”, comparó la autora.

Células olfativas: En el hocico del perro hay 220 millones de células olfativas. El humano sólo tiene cinco millones.

El olfato, clave desde el nacimiento. Por Sergio Gómez (veterinario)

De todos los sentidos, el olfato es el más desarrollado en el perro y tiene muchas funciones: desde el nacimiento es el que los guía al pezón de su mamá para alimentarse, ya que nacen ciegos y sordos. En su vida adulta les permite reconocer a las personas y a otros perros; por eso lo primero que hace es olerte o, en el caso de otro perro, le huele el ano. De esta manera sabe quién es. El olfato también perpetúa la especie, porque detectan las feromonas, hormonas que liberan las hembras en celo.

A su vez, existe un órgano (órgano de Jacobson) ubicado en la mucosa olfatoria que se comunica con la cavidad bucal, permitiéndole al perro extraer olores del aire o de sustancias lamidas o ingeridas.

En la policía se aprovecha este sentido para entrenar perros para encontrar drogas, explosivos e incluso seguir rastros y buscar personas. En medicina pueden, por ejemplo, detectar cáncer de próstata.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído