"Quiero volver a correr riesgos"

Un cambio fundamental. Es lo que pide a gritos el actor más convocante del cine argentino. Darín quiere salirse del confort que le da el éxito y correrse a nuevas aventuras porque, al contrario de lo que todos suponen, estar consagrado no le da placer.

Paula Bistagnino
Especial


Es el actor más convocante del cine nacional, pero dice que eso ya no lo conforma. Ricardo Darín jura que está en un momento en el que tiene ganas de volver a elegir y de salirse del lugar en el que ha quedado consagrado.

Otra vez una película de Ricardo Darín en pantalla y otra vez un éxito. Lo que es el sueño de cualquier actor a él no lo conforma. O sí, claro. Pero no del todo. Llegó a ese lugar de máxima popularidad y prestigio, una combinación que es el anhelo de la mayoría de sus colegas, el lugar de la consagración en la taquilla y en el reconocimiento del público. Y lo valora, lo agradece, pero en lo más íntimo confiesa que no lo disfruta del todo. "Sentirse reconocido y mimado te asegura una estabilidad laboral, que es lo que todos los actores queremos. Pero es también un arma de doble filo, porque su contraparte es que uno va perdiendo la sorpresa y esa incertidumbre tan necesaria en esta profesión. Ese riesgo...", dice el protagonista de Kóblic, la nueva película que seduce a los espectadores en las carteleras de todo el país y que lo saca de los roles a los que tiene acostumbrado al público y que está a un abismo del último personaje que hizo dirigido por Sebastián Borensztein, Un cuento chino.

El peso de estar consagrado: "En un momento siento cierta necesidad de huir del lugar en el que estoy de actor consagrado, de sacarme ese traje ejemplar, de buen ciudadano".

Aunque es ficción, Kóblic pone en pantalla un momento doloroso de la historia argentina...
Sí, pero no es una película sobre la dictadura. Es una película de un tipo que se fuga, que huye de algo, pero que no puede huir a la vez. Porque eso de lo que se escapa está dentro de él. Lo interesante es que Sebastián no comenzó a escribir esta película pensando en hacer una historia sobre los vuelos de la muerte, sino con aviones, y en especial con aviones fumigadores. Y llegó ahí buscando la razón de la huida del protagonista. Lo más interesante es su libertad para confesar que no era la intención hacer una película sobre la dictadura.
¿Qué te pasó a vos con interpretar a un piloto de los vuelos de la muerte arrepentido?
Todo son discusiones y preguntas, una charla, hasta que te subís al avión y asistís a una puesta en escena, sólo una puesta en escena, de lo que es verdaderamente un vuelo de la muerte. Y en ese preciso instante te das cuenta de que nada de lo que pensaste se asemeja siquiera a eso... Y estoy hablando de una recreación. Aun así, aunque sepas que es una mentirita, es imposible escapar a lo que te produce. Es horroroso. Yo intenté meterme en la cabeza de un tipo que arrastra un ancla pesadísima en su conciencia porque, aunque no haya podido hacerlo, fue parte del horror.
-Para vos, ¿es redimible Kóblic?
No, para mí no es redimible, aunque haya tenido esa actitud valorable de plantarse y decir que no, que hay cosas que él no hace. Lo cual no quiere decir que sea un buen tipo. Más bien, para mí, se acerca más a ser un pobre tipo. La película es sobre el derrotero de un pobre tipo. Había una dificultad que era mostrar a ese tipo arrepentido, con todo el sufrimiento que él tiene, pero sin permitir que se convierta en un héroe. Tampoco en un antihéroe. Es un tipo que, más allá de que se planta y decide no acatar una orden como hacían todos los demás, es un hombre reprochable y entonces había que cuidar no glorificarlo.
¿Es difícil no juzgar a un personaje así?
Como actor no puedo construir un personaje si lo juzgo. Porque si uno juzga al personaje, lo limita. Es como si le anularas partes, y ahí se empobrece el personaje. Lo que uno intenta hacer es comprenderlo, que es distinto de justificarlo, para tratar de acercarse a su manera de pensar. Hay que tratar de pensar, ver el mundo y sentir como el personaje.
¿Es un personaje distinto en tu carrera?
Cada personaje es distinto. Quizá hay un tema que es distinto, pero yo hice de todo y hago de todo... No se trata tanto de eso. Quizá lo que me inquieta de mi carrera es haber llegado a un momento en el que pareciera que ya llegué y que estoy ahí... Ese lugar de actor consagrado. Es un momento en el que siento cierta necesidad de huir del lugar en el que estoy, de sacarme ese traje ejemplar, de buen ciudadano, medido y sensato... Quiero salir de ahí. Quiero hacer otras cosas y volver a correr riesgos.
-Los corrés a veces con tus opiniones políticas...
Yo no voy a dejar de opinar lo que pienso cuando me preguntan, pero esta cosa de estar en el centro del debate, de que sea tan importante lo que yo digo....

De tal palo, tal astilla: el Chino logró sacarse el peso de ser "el hijo de"

El hijo del consagrado actor parece estar recorriendo el mismo camino del padre. En realidad, casi pareciera que está yendo por un camino hasta más veloz. Ricardito "Chino" Darín logró sacarse de encima muy rápido el mote de "hijo de" y hacerse un nombre propio. Ahora en España rodando, acaba de ser nominado a los Premios Martín Fierro como actor revelación por su papel en Historia de un clan. Y su padre, Ricardo, en una reciente nota con Radio 10 declaró: "Estoy muy contento por él, que está haciendo su propio camino... Mirá vos el camino que está haciendo el tipo que, en su primer coprotagónico, terminó nominado por los especialistas entre los actores de tanta talla, que no es poco, es muchísimo. Como actor no sé si lo merece porque, honestamente, hay muchos actores y con mucho talento", dijo con absoluta sinceridad Darín, para luego demostrar lo orgulloso que está de su heredero: "Como persona es muy trabajador, muy tranquilo, muy buena gente. Y eso no pasa en las sociedades actuales".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído