Tevez, un sueño ruso muy lejano

Siempre que habla, Tevez tira títulos. Aprendió con los años, y los trofeos que fue ganando les dieron más peso a sus palabras. Ayer, lo que buscó el Apache fue llamar la atención de Sampaoli, avisando que todavía sueña con Rusia 2018. Es raro. Muchos jugadores se suben al avión desesperados para irse al exterior, con las valijas cargadas de euros y de sueños mundialistas. Dicen, afuera logran la vidriera que el fútbol argentino no da. Sin embargo, otros colegas hacen el camino inverso. Regresar al país para ser más vistos, sumar consenso entre los hinchas y los periodistas y colarse en la lista de 23. Con esta última receta, parece que los tiempos y las variantes no juegan a favor de Carlitos. Más allá de sus virtudes, Tevez no consiguió con la celeste y blanca la unanimidad que obtuvo en casi todos los clubes por los que pasó (salvo con los chinos, que lo devolvieron con moño y todo). Y aquel jugador decisivo que disputó la final de la Champions 2015 con Juventus y fue llamado para la Copa América perdió crédito por un paso irregular por Boca y, sobre todo, por ese año en el ostracismo en el que ni siquiera pudo ganarse el respeto de la liga de China. Con menos de cuatro meses para meter presión, Tevez corre contra el reloj y contra una abundancia de delanteros que le deja una puerta abierta por la que, hoy, no entra una mosca. Higuaín y Agüero tienen su lugar casi asegurado. Icardi corre de atrás pero el DT se reunió el fin de semana con él. Como alternativa, con Benedetto lesionado, muchos suman a Lautaro Martínez, una promesa que ya es realidad. Si agregamos a Messi y a Dybala (¿se puede quedar afuera por sus flojos partidos en la Selección?) con butacas fijas como delanteros, las chances de colarse son escasas, aun con la fuerza que pueda hacer el hincha, que ya lo metió por la ventana en la Copa América de 2011, con un resultado que es mejor olvidar.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído