Todos ya están en sus marcas

A pesar de que no es un año electoral en forma estricta, la campaña ya empezó en Neuquén y los nombres ruedan como cardos secos que bajan de la barda. La fotografía de las intenciones para el 2019 difícilmente quede fija en estos meses. El MPN tiene un rival claro, de acuerdo con los resultados de las últimas elecciones legislativas: Cambiemos. Y el viento de cola (a pesar de lo delicado de la economía nacional) lleva a pensar que ese espacio va a querer consolidarse no sólo en la provincia, sino en los distintos municipios del interior. El jueves, el diputado nacional de Córdoba, el radical Mario Negri, lanzó a Horacio Quiroga como candidato a gobernador en Neuquén. Así a secas, como si hubiera un consenso generalizado entre las demás fuerzas que componen el espacio macrista, como son el PRO y la Coalición Cívica-ARI. En estos días, de seguro se lanzarán los nombres de ese espacio para presidir la intendencia neuquina. En otro lado, el peronismo no se quedó atrás. El ex vicepresidente Amado Boudou (que estuvo preso 70 días en una causa por presunto enriquecimiento ilícito sin procesamiento) estuvo en Neuquén junto a militantes divididos por el PJ duro, el parrilismo, los K por fuera del peronismo, el grupo que conforman el diputado Javier Bertoldi, el legislador nacional Darío Martínez y el secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo. Bertoldi está de campaña para la gobernación. Será la tercera vez que se lanza. La primera fue en 2011 cuando se bajó (con Martín Farizano) y la segunda, lo bajaron para poner a Ramón Rioseco como candidato en 2015. El MPN necesita tener (es histórico) de aliado al PJ para evitar que gane Cambiemos. Una jugada descubierta y anticipada.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído