Un baño para los clientes

Desde noviembre de 2013 rige en la provincia de Neuquén la Ley 2874, que impone un límite de media hora en la demora para atender al público en los bancos y reparticiones públicas. Hasta la fecha, pocas entidades financieras, por no decir ninguna, cumplen con esta norma.

Cada fecha de cobro de los jubilados se puede ver en el microcentro de la ciudad largas colas fuera, muchas veces dejando a las personas mayores a las inclemencias del tiempo y sin ningún tipo de servicios.

Aunque es loable que el municipio neuquino quiera obligar a los bancos a instalar baños para sus clientes, la medida es sólo un paliativo, ya que la única forma de evitar demoras es atendiendo al público, y para eso se necesita más personal, algo que las empresas del sector financiero -el que mayor rentabilidad- logró en los últimos años- no está dispuesto realizar.

Los baños son sólo uno de los problemas. Hoy, la banca privada modernizó su sistema de atención con internet, el home banking y las líneas 0800. Pero este avance tecnológico dejó afuera a miles de personas, en entre ellas los jubilados, los beneficiarios de planes sociales y las personas analfabetas digitales, a quienes se les complica sobremanera realizar cualquier trámite bancario, por sencillo que sea.

En las colas siempre se escucha la misma queja: la demora en la atención. El artículo 3º de la Ley 2874 prevé que se apliquen sanciones y multas a quienes tengan "prácticas abusivas contrarias a un trato digno" de sus usuarios. Es hora de que los gobiernos comiencen a velar por el cumplimiento de las leyes y garantizar los derechos de los ciudadanos, a quienes, en definitiva, responden por haber sido elegidos por ellos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído