El director se encontraba en Hartbeespoort, Sudáfrica, al norte de Johannesburgo, realizando un primer plano de las patas de la jirafa llamada Gerald, cuando de pronto recibió el golpe en la cabeza. Carvalho fue inmediatamente trasladado al hospital de Johannesburgo, pero falleció el mismo día por la noche, producto de las heridas que sufrió en el cráneo.

“Todo sucedió tan rápido que no se pudo hacer nada para evitarlo. Carlos no lo vio venir, no era consciente del peligro”, contó Drikus van der Marwe, uno de los integrantes del grupo de trabajo. “La jirafa comenzó a seguirlo, pero no nos sentimos amenazados porque nos parecía muy curioso. Empezamos a fotografiar primeros planos de su cuerpo y sus patas. Luego, mientras Carlos miraba a través del objetivo de su cámara, la jirafa balanceó el cuello y lo golpeó contra su cabeza”, continuó.

El impacto lo desplazó casi 5 metros por el aire. “Estaba inconsciente. Le salía sangre por los ojos y las orejas, por lo que supe que tenía un traumatismo grave en la cabeza”, apuntó el asistente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído