Una campaña con mensajes

La disputa por la ciudad entró en otra instancia. Se hizo absolutamente transparente. Las declaraciones rimbombantes de funcionarios provinciales y municipales tienen un nuevo ingrediente. El gobernador Omar Gutiérrez arengó a todo el MPN y pidió “trabajar” para que su partido gane en las próximas elecciones. Es un mensaje que tiene un destinatario evidente pero también un objetivo no tan declarado. El rival explicitado es el intendente Horacio Quiroga. Se sabe: Pechi transita su último periodo en el Municipio. No la tiene fácil. Debe, digamos, “fabricar” un candidato. De otro modo, su capital político, forjado sobre todo en los últimos 20 años, tenderá a licuarse. Asume (crea) frentes internos y externos en esa búsqueda de permanencia. Es tan así que cuando fogonea nombres de su entorno para sucederlo, deja fuera de juego otros de la misma procedencia, incluso mencionándolos. Con su anuncio, Gutiérrez anticipa una agenda electoral, también, para enviar mensajes internos. Esto se inscribe entre los objetivos no tan explicitados. Es cierto que quiere recuperar la capital. Un resultado de ese tenor le permitirá anotarse otra victoria. No sería poca cosa luego de 17 años sin triunfos del MPN en la principal ciudad de la provincia. El gobernador viene de dos victorias en la interna partidaria. Pero necesita dar algunas señales internas. ¿Por qué? Porque esa maquinaria electoral que también es el partido provincial le toma exámenes y lo obliga a seguir construyéndose como político. Con Pechi comparte la llegada a Macri y a su vez el intendente tiene buena llegada a sectores del MPN. En algún punto, marcar el terreno de una disputa le permite a Gutiérrez delimitar una diferencia sustancial: no todo es lo mismo.

Gutiérrez anunció que el MPN va a ir por la ciudad. Si gana, sería una novedad:desde 1999 su partido no lo consigue.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído