Una medida de ¿alto impacto?

La ecuación no cierra. Muchos que votaron al gobierno de Mauricio Macri esperando algún tipo de experiencia salvadora hoy se miran en silencio y expectantes. ¿Sirve de algo el anuncio de quita de la retenciones a la fruticultura? La historia de apropiación económica y configuraron del sector productivo en el Alto Valle dice que no, que hay que tener cautela. Los empacadores tienen un relativo entusiasmo. Piden mayores medidas para lograr rentabilidad. ¿Acaso esperan que el Gobierno se anime a devaluar abruptamente? ¿Será esa la medida de shock que esperan? Por otro lado, para los chacareros, sobre todo los independientes, la realidad será muy distinta. Si están esos 32 millones de dólares que quedan dando vueltas en el sistema, tendrán que pelear para ver las migajas de esa distribución. Los montes frutales están en un pésimo estado de sanidad. Muchos chacareros no alcanzaron ni siquiera a podar y se avecina un conflicto, no sólo por los altos costos en insumos en dólares, sino por el precio para levantar la cosecha. La expectativa está puesta en la modificación del tipo de cambio, que podría traer un "veranito" a los productores, pero a costa de sacrificar los precios de los sectores más desprotegidos. Como se sabe, en Argentina cada vez que aumenta el dólar, se alteran todos los precios de los productos con insumos importados y los exportables. O sea, casi todo. La batalla aún no está ganada y la incertidumbre se recuesta sobre el accionar de los gremios. Los empacadores quieren que el pago de salarios en el sector quede por debajo del número de una posible medida devaluatoria. Si no, nada tendría sentido. El problema es complejo y los productores no saben si esta reactivación será real o ilusoria.

Por ahora, la quita de las retenciones no cambia el mundo de los productores a la sombra de los empresarios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído