Boca y el "sueño" de jugar su undécima final de Copa

El Xeneize, obligado a ganar, recibe (21:45) a Independiente del Valle.

Buenos Aires

“El sueño de todos es llegar a la final”. Para que la frase de Guillermo Barros Schelotto se cumpla, Boca deberá dar vuelta hoy la serie de semifinales ante Independiente del Valle de Ecuador. La revancha de la Copa se jugará en La Bombonera, a partir de las 21:45, con arbitraje del uruguayo Daniel Fedorczuk y la televisación de la TV Pública y de Fox Sports.

En el partido de ida, el conjunto ecuatoriano, considerado la Cenicienta de la Libertadores, se impuso en el estadio Atahualpa de Quito por 2 a 1. Por lo tanto, para poder pasar, el Xeneize se tiene que imponer al menos por 1 a 0. El único resultado que llevaría la serie a los penales sería el 2-1 a favor del local. Si la visita mete más de un gol, Boca estará obligado a una victoria por una diferencia de dos o más tantos.

Si el club de la Ribera pasa, jugará su undécima final, en las que consiguió hasta ahora seis títulos; mientras que de clasificar el conjunto del Valle de Sangolqui jugaran por primera vez esa instancia en sus jóvenes 58 años de vida, en una campaña tan sorpresiva como admirable.

Más allá de que la historia también juega, los dirigidos por el Melli van a tener que hacer pesar otras cosas para imponerse a un equipo que en los octavos y cuartos de final los pasó de visitante ante River (último campeón) y los Pumas de la UNAM, respectivamente, y que en la primera ronda sólo perdió en esa condición ante Atlético Mineiro de Brasil. Inclusive obtuvo su clasificación a los octavos empatando de visitante ante Colo Colo de Chile.

El equipo que dirige Pablo Repetto se encontrará con la leyenda de La Bombonera para medir no sólo su fortaleza futbolística sino también la anímica, ante el grito de las 60 mil almas que hacen que el cemento por momentos tiemble ante tanto fervor.

“Ellos tienen la altura, nosotros tenemos La Bombonera”, dijo Agustín Orión, apenas terminado el encuentro en Quito. Boca, igualmente, tendrá que mejorar su momento futbolístico y tratar de revertir sus errores defensivos que convirtieron hace una semana en figura al rápido y peligroso Bryan Cabezas y al pujante punta José Angulo.

Así, Boca está a un triunfo de una nueva final para ir en busca del sueño de la séptima Libertadores.

¿Se cuidan?

Insaurralde, Pérez y Tevez, al límite con las amarillas

Es difícil que los jugadores se cuiden pensando en un partido que no tienen asegurado. Pero Guillermo sabe que tres de sus “players”, Juan Insaurralde, Pablo Pérez y Carlos Tevez, están al límite de amarillas y que de recibir una nueva tarjeta se perderían una hipotética final. El defensor y el volante son los que más expuestos están, por sus funciones. Pero el que más preocupa es el Apache, dado que es la figura y porque no se está controlando. El 10 fue amonestado en los cuartos ante Nacional: en el Parque Central por protestar en el último minuto y en la Bombonera por una plancha contra Leandro Barcia que, no está de más aclarar, le pudo haber costado la expulsión.

“Los de afuera son de palo. No hay que ponerle cierto temor a los jugadores. Hemos jugado partidos en canchas duras, complicadas. Hoy por hoy el fútbol es 11 contra 11”, Pablo Repetto. El DT le quitó importancia a la presión de jugar en La Bombonera.

Cifra
2007. Última vez que Boca estuvo obligado a ganar de local. El Xeneize llegó a jugar el partido de vuelta de la semifinal de la Copa con un 3-1 abajo ante el Cucuta de Colombia. En La Bombonera lo dio vuelta con victoria por 3-0 y luego fue campeón.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído