Cayó la actividad de la construcción en Neuquén

La cantidad de metros registrados bajó casi un 13% en el trimestre.

Francisco Carnese

carnesef@lmneuquen.com.ar

Neuquén. La crisis económica nacional ya golpeó la puerta de la ciudad de Neuquén en relación con la actividad de la construcción, dado que el primer trimestre de este año muestra una caída en cuanto a metros cuadrados registrados y nuevos permisos otorgados.

Según los números que maneja la Subsecretaría de Obras Particulares, a cargo de Luis López de Murillas, al comparar los tres primeros meses de 2019 respecto de igual período pero de 2018 se observa una disminución del 12,9 por ciento en la cantidad de metros registrados totales (70.522 contra 81.049) y en los permisos (171 contra 175).

Te puede interesar...

El impacto más fuerte se dio en las obras de mediana magnitud, que refieren a construcciones de más de tres pisos y hasta 3500 metros cuadrados, donde se constataron 7796 menos pese a que se otorgó un permiso de construcción más en ese segmento (11 contra 10).

Respecto de las de gran magnitud, que son las obras de más de 3500 metros cuadrados, correspondientes a edificios u a otras construcciones de envergadura, la baja es similar a la de las obras de menor magnitud (casas o viviendas multifamiliares) pero con la diferencia de que estas últimas registran una mayor caída en cuanto a permisos: 156 en el primer trimestre de este año contra 161 de igual período pero de 2018.

p03-f02-construccion-trabajadores.jpg

En cuanto a las zonas donde más se concentran las nuevas construcciones, se mantienen los sectores del año pasado: zona centro este, sobre todo mediana y gran magnitud, mientras que las pequeñas construcciones se ubican en Terrazas del Neuquén, Valentina Sur Rural y Altos del Limay.

Impacto: La baja más importante se dio en obras vinculadas a edificios de hasta 3500 m²

Falta de crédito El cuello de botella de la construcción pasa, fundamentalmente, por la falta de crédito y por el precio del dólar. Todo ello pese al boom de Vaca Muerta y al poder adquisitivo de un sector que se mueve alrededor de la actividad petrolera y que vive una realidad distinta al resto de la sociedad neuquina. Pero ocurre que también para aquel que busca hacer una inversión en ladrillos el aumento de costos es un problema.

Ni que hablar cuando se trata de la primera vivienda, donde el objetivo es encontrar una solución habitacional. En estos casos, el aumento permanente del precio del metro cuadrado en pesos conspira contra la toma de cualquier crédito, no solo por las altas tasas de interés sino también por el desfase que mes a mes se produce entre el monto de un determinado préstamo otorgado y el valor de construcción.

Para estos casos, los créditos UVA siguen siendo los más convenientes dentro de un mercado con altísimas tasas de interés. Eso hizo que mucha gente se volcara a estos préstamos, que fueron lanzados a mediados de 2017. Sin embargo, al año siguiente, devaluación mediante, se registró una caída libre, marcando una tendencia que se mantiene hasta la actualidad.

Otro problema, además del precio del dólar, es la inflación, que genera que la cuota de un determinado préstamo siga subiendo y con ello se amplíe la relación cuota-ingreso. Para esto, el Banco Central incluyó una cláusula por la que obliga a los bancos a extender los plazos en caso de que los ingresos del tomador no alcancen para pagar la cuota indexada. No obstante, esa medida tampoco surtió efecto y el Banco Nación, que hace algunos años tenía la mayor cartera de clientes UVA, hoy maneja un número irrisorio de este tipo de créditos.

construccion
escribanos

Escrituras siguieron el mismo camino

Los efectos negativos de las variables económicas también impactaron en el mercado de las operaciones inmobiliarias. Según el Colegio de Escribanos de Neuquén, durante los primeros tres meses del año se produjo una caída promedio de las escrituras realizadas con bancos del orden del 80 por ciento. Las razones son similares a lo que sucede con la construcción: la suba del dólar y el encarecimiento de los créditos.

Muchas escrituras quedan en el camino porque desde el momento de la aprobación de un crédito hasta la concreción de la operación se suceden cambios que modifican el monto de la cuota o los requisitos respecto de los ingresos que debe demostrar un cliente, todo atado al aumento en el costo de un inmueble.

Además, el encarecimiento de los préstamos hace que mucha gente los utilice en montos y plazos acotados para ser destinados a ampliaciones o refacciones pero no a compra.

En este contexto desfavorable, solo con el Banco Nación, que es la entidad financiera que ofrece las mejores condiciones, se cierran algunas operaciones con las escribanías, pero muchas menos que el año pasado.

La caída de la actividad también alcanza a los acuerdos privados, sin intervención de bancos. Si bien se aclaró que en parte se debe a algo estacional, ya que en general durante los meses de verano son pocas las operaciones de compra o venta que se realizan, lo cierto es que si se toma el primer trimestre de este año y se lo compara con igual período del año pasado la merma es del 30% promedio.

LEÉ MÁS

La construcción, una de las fuentes laborales que más creció en la provincia

Construcción, consumo y turismo, los otros ejes de la economía

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído