Cuando vivir en una ciudad se hace irrespirable

Los autos contaminan y la falta de planificación urbana deteriora la salud.

Las ciudades pensadas para los coches hacen que sus habitantes vivan menos. Lo indica una serie de artículos científicos que también recuerdan que el sedentarismo o la contaminación del aire, asociados al modo de transporte motorizado, provocan daños en la salud y considerables gastos económicos. Por ello, las urbes sustentables se imponen como algo más que una moda: necesitan ser más ecológicas para ser más saludables. Un cambio lento pero imperativo porque es un hecho que vivir en las ciudades quita años de vida a sus habitantes.

Si hubiera menos autos, disminuirían los accidentes de tránsito, cuyos gastos se llevan el 5% del PBI de las grandes ciudades.

En esto, el coche es uno de sus principales responsables. Es una de las conclusiones más destacadas que surgen de los artículos de la revista científica The Lancet, que cuantifican los beneficios para la salud si las ciudades se volvieran más sustentables. Los desarrollos urbanos de tipo extensivo, como en EE.UU. o Australia, priorizan el vehículo privado y limitan a las personas para ir a pie, en bicicleta o en transporte público en sus desplazamientos diarios. Por el contrario, diversos estudios en una amplia variedad de ciudades demuestran que las personas que viven en lugares que facilitan el ejercicio físico recorren sus calles hasta 90 minutos más a pie que en los barrios menos propicios para ello. El uso del auto es generalizado, pero en algunos países aumentó "dramáticamente", como en Brasil, China e India, provocando la reducción de la actividad física, el incremento de la contaminación del aire y de las tasas de muerte en accidentes de tránsito.

Bicis Las ciudades deben ser más sustentables, con estructura para otro tipo de transporte.

Entre 1980 y 2013, el sobrepeso y la obesidad, relacionadas con una alimentación inadecuada pero también con un modo de vida sedentario, subió en un 27,5% en los adultos de países de bajos y medianos ingresos y un 60% entre los jóvenes. La mortalidad prematura debido a este problema sanitario se incrementó entre un 45% y un 300%, en función del grado de obesidad. Y la contaminación atmosférica (especialmente por las emisiones de gases de los vehículos) causa en todo el mundo unos 5,5 millones de muertes prematuras. Los costos económicos por estas muertes son altos. Los países de bajos recursos, destinan hasta un 5% de su PBI en gastos en salud asociados a las muertes y lesiones de tránsito. Y la inactividad física costó a la economía mundial 67.500 millones de dólares en 2013, debido a los gastos de atención sanitaria y pérdida de productividad.

Ejercicio La gente anda mucho en auto y camina poco. El sedentarismo trae problemas al corazón.

Los investigadores estudiaron seis ciudades con diferentes tipos de movilidad, desde Melbourne (Australia), en la que predomina el uso mayoritario del coche privado, hasta Copenhague (Dinamarca), donde la bicicleta y el transporte público tienen un peso importante. Y como conclusión reclaman una serie de cambios para que las urbes bajen la tasa de enfermedades cardiovasculares y la diabetes, y aumenten la actividad física y reduzcan la contaminación.

Como es clave que se disminuya el uso del auto, los especialistas proponen un modelo de ciudad "compacta", con negocios y servicios a poca distancia, donde el empleo y la vivienda estén mezclados en toda la localidad, con una infraestructura para caminar y transitar en bicicleta de forma segura, con espacios abiertos, zonas verdes y un transporte público atractivo y eficaz.

Se especula que para 2050, la población mundial llegará a las 10.000 millones de personas: tres cuartas partes vivirán en ciudades. ¿Habrá planificación urbana para hacerles frente a los problemas que trae a la salud vivir como hoy?.

Cambio positivo
Hay ciudades que ya progresaron

Los especialistas aseguran que los cambios son posibles en la mayoría de las urbes. Por ejemplo, en Melbourne, en la actualidad, aproximadamente el 14% de los viajes que se realizan en auto son para distancias de menos de cinco kilómetros. En cambio, lugares como Londres, Estocolmo o Bogotá lograron en el último tiempo grandes progresos al mejorar la movilidad peatonal y ciclista de sus ciudadanos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído