De pibes, armas y olvido estatal

El absurdo está ahí, a la vista de todos, pero nadie parece poder hacer nada para ponerle un punto final.

El absurdo está ahí, a la vista de todos, pero nadie parece poder hacer nada para ponerle un punto final.

La semana pasada, en Cutral Co, un pibe de 12 años fue a la escuela con un revólver y amenazó a cinco compañeros con matarlos porque supuestamente habían golpeado a su hermanito.

Ahora, más adolescentes aparecen posando en Facebook cual hampones, con revólveres, tumberas y escopetas.

Esas imágenes ayudaron al Departamento de Delitos a identificarlos, allanar las casas y secuestrar algunas de las armas.

No quiero creer que a nadie le importa nada y dejen que los pibes manipulen armas como si nada.

La idea no es estigmatizar a los pibes que aparecen con armas porque seguramente las tienen ahí, a mano. A lo mejor otra sería la foto si los chicos tuvieran un potrero, un fútbol y una oportunidad más al alcance.

No es la primera vez que vemos la imagen de los pibes armados en Neuquén y la comarca petrolera, y tampoco es la primera vez que desde esta columna se advierte del olvido del Estado de ciertos sectores de nuestra sociedad.

También da la sensación de que somos repetitivos cuando hablamos de la cantidad de armas que circulan en un fluido mercado negro del que participan bandas, armeros y hasta policías.

Quizás ya esté perdiendo sentido, como aquellas palabras que se repiten hasta el hartazgo, hablar del mercado negro de las armas en Neuquén y la necesidad de encarar una investigación para desarticularlo.

Por más que lleve tiempo, es urgente emprender esta tarea porque hasta ahora este mercado lo único que hace es llevarse jóvenes vidas. A alguien esto le tiene que estar haciendo ruido en la cabeza, no nos resignamos a creer que a nadie le importa nada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído