Decapitó a una nena de 3 años y paseó con su cabeza

El atroz crimen lo cometió una niñera de origen árabe en Rusia.

Embed


Moscú.- La estación de subte Oktyabrskoe Pole, ubicada en el noroeste de Moscú, fue cerrada después de que se informara que una mujer vestida de negro paseaba con la cabeza decapitada de una niña en la mano. Según los reportes, la mujer gritaba "Allahu Akbar" ("Dios es grande", en árabe) y amenazaba con inmolarse.

Antes de este episodio se había conocido que la Policía encontró el cuerpo sin cabeza de una niña tras extinguirse un fuego causado por un incendio en un bloque de departamentos ubicado en la calle Narodnogo Opolcheniya de Moscú. Según Interfax, la niña tendría unos tres o cuatro años.

El Comité de Investigación de Rusia abrió una investigación criminal en relación con el asesinato de la menor. "De acuerdo con datos preliminares, la niñera de la nena, ciudadana de un estado de Asia Central, nacida en 1977, esperó que los padres abandonaran el apartamento con el hijo mayor y por razones desconocidas cometió el asesinato de la menor, provocó un incendio en el apartamento y salió del lugar", según se difundió en un comunicado.

"Sacó la cabeza de un paquete mientras andaba por la calle gritando. Nadie se atrevió a acercarse, la gente tenía miedo", explicó un testigo.

La mujer, que ya fue detenida por la Policía e identificada como Guiulchejra Bobokulova, declaró en el interrogatorio que la razón del asesinato se debe a una infidelidad de su marido, informó Lifenews. Sin embargo, no explicó la relación que tiene su marido con la familia para la que trabajaba.

Fuego: Luego de perpetrar la decapitación, la niñera prendió fuego la casa donde cuidaba a la menor.

Horror


De momento se desconocen las causas que llevaron a la niñera a acabar con la vida de la niña, aunque se baraja la posibilidad de que pudiera estar drogada. Por su parte, la Policía se limitó a señalar que "por razones que se desconocen" la niñera perpetró el asesinato, prendió fuego al apartamento y salió de la casa.

La mujer asesina llegó a la estación todavía con la cabeza de la pequeña en la mano, vestida con un burka y, antes de tirar los restos de la niña en una bolsa de plástico, afirmó que pretendía inmolarse en el metro.

Con todo, la Policía pudo cerciorarse de que no portaba explosivos. "Los investigadores han solicitado un examen psiquiátrico para determinar si comprende el significado de sus hechos", informó un diario local ayer. La madre de la niña tuvo que ser hospitalizada al enterase de lo que había sucedido.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído