Día del asteroide: ¿Por qué se celebra el 30 de junio?

Son un material extremadamente rico para entender el inicio del universo. Este año, además, regresan misiones espaciales con muestras de meteoritos.

102 años pasaron del día en que un meteorito arrasó dos mil metros cuadrados de la taiga siberiana, en Tunguska, hoy la ciudad rusa de Yeniseisk. Por aquel entonces, unos 80 millones de árboles fueron calcinados, quedando un agujero infértil de gran dimensión que permanece hasta el día de hoy. Es por eso, que, por aquel 30 de junio de 1908, se celebra, mundialmente, el día del Asteroide, con la intención de concientizar lo que puede significar para el mundo un meteorito.

Pero…¿En qué pensamos cuando decimos asteroide? ¿Son simplemente pedazos de roca volando por el espacio? Aunque muchos no lo sepan, los popularmente conocidos “meteoritos”, son restos de planetas que nunca llegaron a la madurez, por lo que su estudio es fundamental para entender el origen del sistema solar del universo.

Te puede interesar...

Es por eso, que a raíz de la colisión en la ex Siberia, han habido más de mil artículos buscando una explicación a la situación. De hecho, pocos días atrás, el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, publicó una nueva hipótesis, que sostiene que el meteorito simplemente sobrevoló la superficie terrestre, habiendo ingresado a la atmósfera a una altitud relativa para bajar y luego volver a salir de ella hacia el sistema solar.

Más del 75% de los asteroides son de tipo condritico, y se condensaron alrededor del Sol hace 4,565 millones de años. Es por eso que contienen los restos fósiles de aquellos primeros años del sistema solar. Si bien parecen simplemente rocas, son ricos en metales y tierras raras.

asteroide 00.jpg

Si bien el riesgo de que un meteorito como el que arrasó en Siberia vuelva a suceder es bastante bajo, si existe la posibilidad de que otras más pequeñas causan estragos en la superficie terrestre. Es por eso, que desde la NASA se realizan programas de identificación y seguimiento para sostener la reconocida “defensa planetaria”.

Incluso, desde el organismo espacial, hasta evalúan planes de desvío de asteroides que amenacen la tierra. Incluso, tienen hasta en la mira puesta en el asteroide Dimorphos, con un tamaño similar a una pirámide egipcia. Es decir, en caso de que este meteorito impacte la tierra, serían inimaginables los daños que pueda provocar.

Por eso, la sonda DART, de la NASA, realizará un impacto cinético a hipervelocidad contra el asteroide para intentar variar su velocidad y desviar su rumbo.

https://twitter.com/asteroidtechs/status/1278002413140664322

Un año especial

De hecho, este año, se espera, en diciembre, el regreso de la sonda japonesa Hayabusa 2, que después de seis años de misión, volverá con fragmentos de Ryugu, un asteroide de 900 metros de diámetro que ronda a 280 millones de kilómetros de la Tierra.

Cuando se pueda examinar la muestra, se espera obtener “una pléyade de información”, como ya sucedió con Hayabusa 1, que trajo, hace diez años, muestras del asteroide Itokawa.

Además, en tres años, regresará la misión Osiris Rex, de NASA, con material procedente de Bennu.

https://twitter.com/mundosdesamuel/status/1278001247870758912

Se espera que, estas dos misiones complementarias den resultados sorprendentes, que permitan obtener más certezas sobre algo que nos resulta prácticamente desconocido, el inicio del sistema solar.

Los asteroides, son material de estudio interespacial, que permite poder avanzar sobre los orígenes del sistema solar, pero a su vez también sobre los componentes que tiene el universo. Ya que, los materiales de los que están formados, resultan prácticamente nuevos al estudio humano.

https://twitter.com/inice_es/status/1278000948766552064

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

75% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
25% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario