El tai-chi los deja en armonía

Cada vez más neuquinos practican este milenario arte marcial chino.

NEUQUÉN
Aunque todavía no es popular, la práctica de este milenario arte marcial chino crece en Neuquén como ejercicio terapéutico recomendado por los médicos. Sus movimientos suaves, focalizados en la búsqueda de la energía, permiten a las personas encontrar su equilibrio, tanto físico como emocional.

Una tarde de jueves, en el salón del club social La Amistad en la Tercera Edad, unas 20 mujeres, en su mayoría jubiladas, hacen una coreografía de movimientos suaves aunque similares a la de luchadores de artes marciales. Aunque parezca que están en una clase de defensa personal, se trata de mejorar su salud y lograr el equilibrio perdido con los años.

7 son los instructores que dan clases en Neuquén, Plottier, La Angostura y Cipolletti.

Josefina López dirige la clase mostrando los movimientos y dando pequeñas instrucciones sobre qué parte del cuerpo deben mover, permitiendo así relajar los músculos, preparar las articulaciones y concentrar la energía. "Tomen conciencia de su cuerpo. De sus pies, rodillas, cintura, abdomen, hombros, brazos, cuello y cabeza", enumera en cada uno de los ejercicios.

Es una clase organizada por el PAMI para mujeres con problemas de salud. "Todas aseguran que desde que comenzaron a practicarlo se sienten mejor", explica Josefina. "Recuperaron el equilibrio y pudieron volver a caminar sin miedo a caerse", agrega.

En las grandes ciudades es común ver a grupos de personas practicando este arte marcial en plazas y parques, y Neuquén no es la excepción. Aunque aquí se desarrolla mucho más en espacios cerrados, en ocasiones suelen reunirse en la plaza Güemes o en el Paseo de la Costa.

Desde la Asociación Neuquina de Tai Chi y Chi Kung organizan campamentos y reuniones en distintos lugares de la cordillera para entrenar en contacto con la naturaleza.

Equilibrio energético
Gonzalo Lemos es instructor de tai-chi chen, presidente de la asociación y desde hace 17 años practica esta disciplina oriental. Comenzó a practicarla luego de sufrir una lesión lumbar que le impidió continuar jugando al rugby. Lo atraparon la filosofía y el estado de bienestar que comenzó a sentir. "Me enseñó a ver la vida de otra manera", confiesa.

Precisa que muchos de quienes se acercan a la asociación llegan derivados por médicos, quienes recomiendan hacer tai-chi para resolver problemas psicosomáticos, musculares o de articulaciones.

"Quienes lo hacen empiezan a descubrir cambios en su persona. Primero descubren un cambio en el ánimo", indica. "El tai-chi es un arte interno que permite conectar a las personas con lo que está haciendo para sí misma", define. Es un concepto filosófico entre el bien y el mal, la armonía y el movimiento. Indica que pone a las personas "de frente a cuestiones manifiestas de su vida". "Cada órgano está conectado con otro, con las energías y los elementos naturales; lograr equilibrarlas permite aliviar los problemas", admite.

Cuando todos calentaron su músculos y articulaciones y despejaron la cabeza, Lemos empieza a liderar las formas de tai-chi chuan, la versión marcial de esta disciplina. Los movimientos combinan momentos de lentitud con explosiones de energía y escenas de combate similares a las del kung fu.

"Alguien que se sienta con problemas de salud o desequilibrado en su vida puede tener una solución en el tai-chi si se lo practica con constancia", sentencia Lemos, quien propone que este arte sea impartido a los niños.

FRASES
"Me sirvió porque pude encontrar cosas muy personales que me hicieron bien. Lo primero que uno se saca de encima es la ansiedad".
Roberto Practica este arte marcial desde hace diez años.
"Logré cambiar mi postura y sufrí un cambio en mi energía. Aprendí a hacer equilibrio para sobrellevar la vida cotidiana".
Tamara Lleva un año y medio realizando tai-chi.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído