Emocionante: rescataron a un caballo que estuvo dos días atrapado en un alambrado

Tres hombres a bordo de un camión que se dirigían a Comallo vieron que se encontraba enredado, aún con vida, y decidieron parar para liberarlo. El video se viralizó en redes sociales y cosechó cientos de comentarios.

A veces, la vida misma se encarga de unir a las personas para hacer el bien, en el lugar y momento precisos. Hugo Martínez (40) no hubiese podido solo. Yendo para Comallo, en un camión que manejaba Walter, levantaron a Segundo Pignol, un muchacho criado en el campo, y entre charlas de esquila, ganado y costumbres argentinas, observaron al costado de la Ruta 23 un caballo.

Pensaban que estaba muerto, pero antes de pasar de largo con el camión y perderlo de vista para siempre, Hugo advirtió que movía una pata. Pararon, dieron marcha atrás en el rodado y se dirigieron hasta el alambrado, donde el animal se encontraba enredado.

Te puede interesar...

Ocurrió el lunes, cuando salieron de Ingeniero Jacobacci y les faltan pocos kilómetros para llegar a Clemente Onelli. En medio del campo, y prácticamente sin tránsito sobre la ruta, vieron al animal en problemas, y a Hugo se le ocurrió prender su teléfono y documentar esa situación.

Es que se dio cuenta que tenía mucho por aprender de Segundo y que esa vivencia lo iba a marcar para siempre. “Lo filmé porque algo me iba a dejar este momento”, dijo el hombre, en diálogo con LM Cipolletti.

Primero se acercó Segundo, quien le agarró una oreja al animal, se la torció y le tapó los ojos para tranquilizarlo. “Este muchacho luego nos explicó que es una técnica que se usa con los caballos ariscos para calmarlo”, acotó Hugo.

El equino tenía una pata enredada y con una pinza que tenían en el camión pudieron cortar la hebra del alambre para liberarlo. Luego, el caballo intentó pararse pero estaba acalambrado. Finalmente, al cabo de unos minutos pudo incorporarse y siguió su rumbo.

“Si no lo rescatábamos se iba a morir. Hacía dos días que estaba en esas condiciones”, contó Hugo, quien agregó: “Dios nos puso en el lugar y en el momento justo para él”.

Congelaron ese momento con una foto de los tres y un gran abrazo. “Fue muy gratificante”, dijo Hugo, quien se expresó doblemente conmovido por el recuerdo de un poni muy querido por su familia, que lamentablemente no corrió la misma suerte.

Hace unos años atrás se lo regaló a uno de sus hijos, pero estando él de viaje, se lo robaron, y más tarde encontró su cuero tirado en un sector de chacras: “Para nosotros era uno más de la familia, y esto me volvió a marcar cuando vi al caballo enredado”.

Una cadena de favores

Luego de rescatar al animal, tuvieron que pedir auxilio en un obrador porque al camión se le perdió un filtro y así no podían seguir viaje. La buena providencia quiso que pudieran suplir ese faltante y continuar camino. Y, en agradecimiento al chico del obrador que los ayudó, le dejaron un cajón de naranjas.

“Son cosas que el destino nos pone en el camino. El favor que le hicimos a Segundo cuando hacía dedo en la ruta, luego nos lo devolvieron cuando pudimos reparar el camión. Todo pasa por algo. Y sin Segundo, además, quizás no hubiésemos podido resolver la situación o hubiésemos corrido un riesgo con el animal”, concluyó.

Hugo es de Allen y es ayudante de campo en el club de fútbol de Fernández Oro. Además se desempeña hace muchos años en una distribuidora. Y, en sus días de franco, también aprovecha estos viajes que hace en el camión de Walter para hacer una changuita.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído