En busca de las independientes

El gobierno nacional y el provincial se encontraron en Houston con las compañías de menor escala que protagonizaron el despegue del shale en EE.UU. Vista Oil & Gas es un modelo similar que debuta en Vaca Muerta.

POR FERNANDO CASTRO / fcastro@lmneuquen.com.ar

En una primera etapa, fueron las majors, grandes compañías como Chevron, YPF, Exxon Mobile, Petronas, las que hicieron y vienen haciendo, en buena medida, las grandes inversiones. Se trata de un paso inicial, que también implicó el desarrollo de infraestructura y permitió el aumento de la producción de gas y petróleo.

Pero en el gobierno nacional creen que las independientes podrían darles otra aceleración a los desarrollos shale.

En comparación, son empresas pequeñas, de baja escala, con dotaciones de personal más acotadas, caracterizadas por la velocidad en la toma de decisiones, la innovación, y la fuerte presencia de los cargos de conducción en las áras claves de cada desarrollo.

Un gigante del sector petrolero tiene espaldas mucho más anchas para poder elegir el momento exacto en el que jugar fuerte. En buena medida, esto se debe a una cartera de inversiones mucho más grande y dispersa en todo el mundo. Así, tienen un abanico amplio de opciones a la hora de definir dónde poder invertir, algo que está atado a variables tan disímiles como el precio del petróleo, del gas o las coyunturas locales donde operan.

Si para la mayoría de las petroleras el tiempo es oro, para las de más baja escala todavía lo es más. Muchas de ellas se conformaron con fondos inversores que vieron oportunidades para ir a operar a determinado país. Y demandan resultados.

Vaca Muerta tiene un ejemplo paradigmático de lo que es y podría seguir siendo si las condiciones económicas y políticas lo permiten: Vista Oil&Gas.

La empresa presidida por Miguel Galuccio a nivel internacional y conducida en Argentina por el CEO Gastón Remy reunió fondos de buena parte del mundo cotizando en la bolsa de valores de México. Juntó 800 millones de dólares, un paso inicial que le permitió comprar sus activos en la cuenca neuquina, que incluyen dos concesiones no convencionales para sus áreas Bajada del Palo Este y Oeste, donde espera producir unos 40 mil barriles de petróleo en cinco años, para totalizar unos 65 mil, el equivalente a la mitad de la producción actual del crudo en Neuquén.

EP-p03-pieza.jpg

Apuntalar este proceso de inversiones supone un desafío adicional en Argentina: por un lado, muchas de esas “pequeñas” empresas tienen mucho camino para recorrer todavía en Estados Unidos.

Algunos consideran que los esquemas más viables en Vaca Muerta pasarían por asociaciones entre estas compañías y otras de un tamaño mayor, con áreas adjudicadas.

Con todo, Gas y Petróleo de Neuquén (GyP) tiene 43 áreas para ofrecer, que fueron parte del último roadshow en Houston, del que participaron el secretario de Energía de la Nación, Javier Iguacel, que ve en las empresas de menor escala un factor crucial para alcanzar las ambiciosas metas de producción y empleo que se fijó el gobierno nacional.

“La opción clara para estas empresas son las áreas que ofrecimos en la última visita. Tienen la chance de entrar a Vaca Muerta a través de algún esquema de asociación con empresas que ya están, o venir a explorar en las áreas en manos de GyP”, sostuvo Saggese.

Es un cambio de paradigma que podría acelerar el desarrollo de Vaca Muerta. Casos como el de Vista Oil, y otras empresas en la cuenca neuquina pondrán en perspectiva el tenor del desafío.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario