En Centenario se impone el estilo de las casas de barro

Pretenden legalizar esta construcción, que tiene una filosofía de vida detrás.

Adriano Calalesina
adrianoc@lmneuquen.com.ar

Centenario.- Son térmicas: en el verano no les hace falta un aire acondicionado, y en el invierno, si están bien construidas, es poca la calefacción que necesitan. Las casas de barro están de moda por la bioconstrucción, pero hay un problema: en algunas ciudades no son legales.

Es por eso que un grupo de personas de diferentes organizaciones busca que el Concejo Deliberante de la ciudad incorpore este tipo de método constructivo (también con energías alternativas) para en un futuro hacer hasta un barrio de viviendas de barro.

El método es seguro. Hay estudios y fundamentos científicos y cientos de libros con explicaciones de arquitectos que recomiendan este tipo de casas. De hecho, desde Gernot Minke (ingeniero alemán gurú de la bioconstrucción) hasta sus fieles seguidores de la región dicen que no hay mejor material que el barro para sentirse a gusto en una vivienda.

20% más barata resulta la construcción con barro. Muchos ya compran los ladrillos crudos. Algunos revisten las paredes con fardo y barro y luego las revocan. Pero el auge podría encarecer la mano de obra.

Una oportunidad

Marcela Escobar es integrante de una organización ecológica y desde hace tiempo trabaja junto a arquitectos y vecinos para poder legalizar este tipo de construcciones en Centenario. "Es necesario y una obligación del Estado y de quienes legislan pensar y trabajar por este tipo de opciones; construir respuestas jurídicas que abastezcan las actuales demandas ambientales y habitacionales, y generar una oportunidad de vivienda a las familias de la ciudad", explicó a LM Neuquén.

El proyecto no sólo pretende que se incorpore una cláusula especial al código de edificación de la ciudad, sino también que se hagan reservas de tierras especiales para barrios "ecosostenibles". Contempla, además, que cada una de ellas se sustente con energías alternativas, como la solar.
Hasta ahora, Bahía Blanca y Luis Beltrán, entre algunas del país, tienen legalizado este tipo de construcción.

Daniel Domínguez es uno de los precursores en la región en hacer casas de barro. Hace más de una década se hizo la suya en la calle 0, muy cerca del barrio Nueva España. El estilo, que conlleva una filosofía detrás, contagió a muchos vecinos que hoy se hicieron la suya de barro o ladrillo crudo, con sus propias manos.

La moda se impone como una suerte de volver a las raíces, de aquellas viejas casas de abobe de principios del siglo XX.

Prueba y error como aprendizaje

Volver a construir este tipo de casas no fue sencillo. Domínguez señaló que fue "a prueba y error" después de sufrir las inclemencias climáticas, como la tormenta de abril de 2014. "Aprendimos mucho, ahora nos damos cuenta de que hay que cambiar algunas cosas", explicó. En el ambiente, se dan consejos, se pasan planos y dan charlas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído